La gestión de la estación de autobuses podría revertir en la Junta en 2014

F. J. Rodríguez
-
La gestión de la estación de autobuses podría revertir en la Junta en 2014 - Foto: victor ballesteros

Perezagua afirmó ayer que a tenor del anteproyecto de Ley de Bases de Régimen Local están estudiando su devolución al ser una «competencia impropia» cuya supresión supondrá ahorro

El anteproyecto de ley para la racionalización y sostenibilidad de la administración local presentado el pasado miércoles al Consejo de Ministros está generando muchos interrogantes y abriendo nuevas posibilidades para los ayuntamientos. Tal es así que los recortes que planean desde el Gobierno de Mariano Rajoy para las administraciones locales está llevando a muchos a plantear, como afirmó ayer en rueda de prensa en portavoz del equipo de Gobierno municipal, Rafael Perezagua, «ajustes sobre el Plan de Ajustes»
Y es que, la inclusión en dicho informe de un epígrafe que recoge la supresión de las «competencias impropias» de los consistorios ha abierto la puerta para que el Ayuntamiento de Toledo se replanté una cuestión que ya propuso en su Plan de Ajuste: la reversión de la gestión de la estación de autobuses interurbanos.
El Ayuntamiento de Toledo es el concesionario de la estación en calidad de adjudicatario en virtud de un convenio firmado con el anterior gobierno socialista y si bien la concesión, en términos anuales, está «equilibrada», según se recoge en el Plan de Ajuste, al presentar un mínimo déficit ocasionado por la falta de ingresos de los locales vacantes,  lo cierto es el Ayuntamiento podría llegar a ahorrase unos 344.500 euros con la supresión de la concesión.
Tal cantidad viene derivada de la resolución de la concesión, unos 118.500 euros anuales, y la resignación del personal municipal adscrito a la estación, dos auxiliares de información y seis vigilantes controladores, a alguno de los puestos equivalentes que actualmente están ocupados de forma interina; algo que podría general un ahorro estimado de 226.000 euros al año.
De esta forma, no es de extrañar que desde el equipo de Gobierno que lidera Emiliano García-Page se les haya encendido la luz al ver las consecuencias que se pueden derivar de la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local y por ello estén estudiando la mejor forma de sacarle partido.

Un año para revertir. Las «competencias impropias», como es el caso de la gestión de una estación de autobuses interurbanos, toda vez que la titularidad del servicio de transporte le corresponde a la administración autonómica, podrían ser revertidas en el plazo mínimo de un año en el caso de que el borrador sobre el anteproyecto de ley hecho público el pasado viernes y actualizado el lunes llegara a ser una realidad. Así, el Ayuntamiento de Toledo mira a 2014 con la posibilidad de ahorrarse 344.500 euros anuales.