El Talavera aplica un ERTE a su plantilla y cuerpo técnico

Raquel Jiménez
-

El CF Talavera ha consensuado este Expediente de Regulación Temporal de Empleo con los otros dos clubes castellano-manchegos en Segunda B, Villarrubia y Villarrobledo

El ERTE afecta a la plantilla y cuerpo técnico blanquiazules dada la suspensión por tiempo indefinido de la competición. - Foto: Ferrero

Los equipos de Castilla La Mancha que militan en el Grupo IV de la Segunda División B (Formación Villarrubia, CF Talavera y CP Villarrobledo), han decidido tramitar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afecta a sus plantillas y cuerpo técnico, ante la paralización de la Liga por tiempo indefinido para evitar contagios del coronavirus.
El presidente del CF Talavera, José Antonio Dorado, ha señalado a este diario que «es una decisión que no gusta pero, dada la situación en la que vive el país y el fútbol, al final no tenemos más remedio que agarrarnos al ERTE». Está claro que «no viene motivado por los clubes, sino que es por una causa de fuerza mayor»; y es que los blanquiazules, al igual que miles de trabajadores en el país en estos momentos, no pueden desempeñar su labor. Ante esto, «siguiendo las pautas del Gobierno, de la Real Federación Española de Fútbol y del Ayuntamiento de Talavera, al no poder entrar en las instalaciones deportivas, pues no hemos tenido más remedio que hacer el ERTE». Mientras dure la paralización de las competiciones, los clubes van a ver reducidos sensiblemente sus ingresos, con lo que «esto merma tu presupuesto».
El CF Talavera ha presentado el ERTE en consenso con los clubes de Castilla-La Mancha en Segunda B, Villarrubia y Villarrobledo. Una vez tomada la determinación, se trasladó a los trabajadores, quienes «son conscientes de la situación y no hay ningún problema».
En un principio, el trabajador dejaría de cobrar su salario en caso de verse afectado por un ERTE. Pero, sin embargo, tiene derecho a la prestación por desempleo mientras dure la suspensión o reducción de jornada que le haya afectado.
La cuantía será del 70 por ciento de la base reguladora (de los 180 días de cotización) hasta el sexto mes de prestación, y del 50 por ciento a partir del mismo. Esta prestación, por ser extraordinaria no consume el tiempo de prestación por desempleo habitual (paro) a que tuviera derecho el trabajador y no será necesario el tiempo mínimo de cotización generalmente establecido (un año) para su percibo, según indica el Villarrubia en nota de prensa.
El ERTE se prolongará hasta que las autoridades sanitarias den su autorización para que las competiciones se puedan retomar, como así lo indicó este lunes el presidente de la RFEF, Luis Rubiales. Dorado mantiene que la temporada no va a poder finalizar, aunque «ojalá me equivoque para que no haya problemas a la hora de tomar decisiones, si se llegará al caso, con ascensos y descensos».
Si el Campeonato finalmente no se puede reanudar, la propuesta del CF Talavera es que «esta temporada se dé por suspendida o nula». Y es que Dorado apunta que «quedan 30 puntos jugarse y dan mucho de sí para poder conseguir un título de Liga, salvarte, meterte en Copa del Rey...».
Y prolongar la Liga más allá del 30 de junio, tampoco es para el presidente una solución. Los futbolistas cumplen contrato en esa fecha y si se jugara en verano, «iría también en perjuicio de los clubes y, en concreto, al Talavera le sería imposible hacer frente a una o dos mensualidades más».
Por otro lado, en el aspecto económico, Luis Rubiales, aseguró a los clubes de Segunda B y Tercera los ingresos de las cantidades concedidas por el programa Impulso 23. Ante esto Dorado indica que «los clubes necesitamos más ingresos que lo que es el Impulso 23». Por tanto, «hay que agradecerlo, pero no es suficiente para los clubes».
Junto a esto, otro de los frentes es la situación ante los patrocinadores del club blanquiazul: «Tenemos que hablar con ellos; hay bastantes que están cobrados, pero hay otros que faltan». El máximo mandatario espera que «impere el sentido común y que no nos pongan muchas pegas». Pero entiende que «están en su derecho porque si queda un poco menos de un tercio de temporada, es lógico que puedan hacer algún tipo de reclamación». Confía en que «no sea así y que podamos cumplir con todos los objetivos que teníamos marcados en el presupuesto».