Los trabajadores de Diputación cobrarán el 100% en sus bajas

redacción
-

El pleno extraordinario celebrado ayer aprobó por unanimidad otorgar a José Manuel Tofiño la condición de Diputado de Honor por haber sido presidente de la Corporación hace ocho años

redacción / toledo
Poco más de seis minutos tuvieron los diputados provinciales de esta legislatura que acaba para dirimir los asuntos del orden del día de un pleno extraordinario de trámite. Un pleno en el que se acordó por unanimidad que los empleados públicos (laborales y funcionarios) de la Corporación Provincial y sus organismos autónomos -en mayo de 2016 se  reconoció los derechos laborales y retributivos del personal laboral- perciban desde el primer día en situación de Incapacidad Temporal un complemento retributivo equivalente a la diferencia entre la prestación que reciban de la Seguridad Social y el 100% de la suma del sueldo, trienios, complemento de destino, complemento específico y complemento de carrera.
Señalaba el portavoz del equipo de Gobierno en funciones,  Santiago Aranda, que con este acuerdo   los empleados públicos «no verán penalizada su retribución como consecuencia de las enfermedades» que les obliguen a una Incapacidad Temporal.
También se aprobó por unanimidad otorgar a José Manuel Tofiño la Medalla de Oro de la provincia en cumplimiento del reglamento de honores y distinciones aprobado durante el Gobierno del PP-febrero de 2014- que acuerda conceder esta distinción a quien ha sido presidente de la Diputación pasados ocho años de haber cumplido con este cargo. Así las cosas, el pleno de ayer acordó por unanimidad nombrar como Diputado Provincial honorario a José Manuel Tofiño Pérez al que, en el día que determine el presidente Álvaro Gutiérrez, se hará entrega de la medalla e insignia con el escudo de la Diputación que ya recibieron en mayo de 2014 los ex presidentes de la Diputación de Toledo, Gonzalo Payo Subiza (1979-1982), Jesús García Corbacho (1982-1983), Isidro del Río Martín (1983-1987), Mariano Díez Moreno (1987-1991), Adolfo González Revenga (1991-1995) y Miguel Ángel Ruíz-Ayúcar Alonso (1995-2003).
No hubo intervenciones durante el pleno excepto la protagonizada por el diputado de IU, Jorge Vega, en este punto. Vega, que dejará su asiento a su compañero de formación y concejal de Mocejón, Mario García, en la próxima legislatura, expuso la, a su juicio, necesidad de  que se «revise el reglamento para hacer desaparecer este  reconocimiento de honores y distinciones». Argumentó el diputado de IU que «no hay mayor honor y distinción que servir a la ciudadanía y ser cargo público nos lo permite. Por tanto no entendemos que tengamos que reconocerlo en este tipo de actos», subrayó.  No obstante, su foto fue  a favor «porque está en el relamento y lo vamos a respetar», concluyó. 
El pleno también aprobó el Inventario General de Bienes de la Diputación formado por los «inmuebles de su propiedad, los derechos reales, los muebles de carácter histórico-artístico, los valores inmobiliarios, los vehículos, semovientes y los bienes y derechos revertibles». Este patrimonio asciende a un valor total de 97.443.482,30 euros según aprobó ayer el plenario.

 

Un balance, dos versiones

 El Pleno extraordinario de ayer -que no será el último porque aún queda algún acta que ha de aprobarse por este órgano- sirvió como cierre de legislatura minutos antes de sentarse los diputados en sus asientos. Y en consonancia con lo que viene pasando a lo largo de la legislatura, el portavoz del PPy el portavoz del PSOE realizaron un balance opuseto, eso sí, en un tono mucho más relajado en ambos discursos.
  Jaime Ramos (PP) lamentaba que el equipo de Gobierno no pueda «vender ni un solo proyecto» porque el del PSOEha sido  gobierno caracterizado «por cargarse lo que ya había hecho». Es más, consideraba Ramos que  esta legislatura laDiputación ha sido «un mero acompañante y sucursal del Gobierno de la Junta de Comunidades».
También se ha referido el portavoz del PP como aspecto negativo a los procesos selectivos que han «quedado  en entredicho» y reprochaba que esta no haya sido la legislatura  de los ayuntamientos, «por lo menos no de todos, ya que el sectarismo ha marcado clarísimamente las líneas de actuación del actual Gobierno de la Diputación».
Muy al contrario, el portavoz socialista, Santiago García Aranda, subrayaba que la buena gestión ha permitido concluir la legislatura «con unos números fantásticos en cuanto a remanente de tesorería y en cuanto a resultado presupuestario con un importante superávit».  Defendía Aranda que en estos cuatro años «se puede constatar claramente que la Diputación ha cooperado financieramente con los municipios de la provincia más que nunca, los números están ahí» y argumentaba que «si las corporaciones provinciales tienen como función princial cooperar financieramente con los municipios para que puedan realizar todas las inversiones y prestar todos los servicios que aseguren que todos los ciudadnos de la provincia de toledo podemos disfrutar con igualdad de condiciones, creo que estos cuatro años han sido un ejemplo de lo que debe ser la función que debe cumplir la Diuptación provincial».
En cuanto al futuro de ambos portavoces, ninguno desveló si seguirán en Diputación. Más críptico Aranda, «no sabría, hay decisiones que no solo dependen de la estricta voluntad de uno», y lejos de sus prioridades en estos momentos en el caso de Jaime Ramos: «Ahora estamos conformando equipos y lo imporante es sentar las bases para empezar a remontar una situación que es muy complicada para el Partido Popular».