Nace 'Claustra' reclamando unidad de acción

A.D.M.
-
Nace 'Claustra' reclamando unidad de acción - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El nuevo Observatorio por la salvaguardia de los conventos fue presentado en el Centro Cultural San Clemente. Ni un solo representante de las Administraciones asistió

El Centro Cultural San Clemente acogió la presentación del Observatorio Claustra, el grupo de trabajo constituido por un grupo de docentes e investigadores del patrimonio conventual a cuya cabeza están los catedráticos Francisco José Aranda (Historia Moderna, Facultad de Humanidades) e Ignacio González Varas (Composición Arquitectónica, Escuela de Arquitectura), y el jurista José María Martí Sánchez.
Aranda informó a los asistentes -entre los cuales volvió a ser notoria la falta de interés por parte de los responsables de las administraciones públicas- acerca de los tres ejes alrededor de los cuales girará su actividad: Patrimonio material e inmaterial, el conjunto monumental y el marco jurídico. El catedrático de la UCLM manifestó que el Observatorio Claustra se ofrecerá como órgano de consulta especializado (tanto para las comunidades religiosas como para las administraciones) y que concurrirá a cuantas convocatorias públicas de proyectos sean posibles. 
Aranda hizo un llamamiento a la unidad de acción y a la concentración de criterios y actuaciones. En este sentido, avanzó varios puntos.
En primer lugar, la necesidad de elaborar un estudio histórico sistemático sobre las órdenes religiosas en esta ciudad, que abarque desde un minucioso mapa de las comunidades presentes y pasadas hasta un estudio específico de cada orden, pasando por sus respectivos marcos normativos.
Segundo, un proceso de inventario y catalogación que incluya la reconstrucción, en la manera de lo posible, de los edificios y piezas desaparecidos y trasladados. Será necesario estudiar las fábricas conventuales, obras plásticas, composiciones musicales, archivos y bibliotecas conventuales, e incluso recopilaciones culinarias y patrimonio etnológico.
Tercero, un diagnóstico del estado real de las comunidades, implementando herramientas de detección, estudios comparativos con otros núcleos y valorando recursos jurídicos.
Cuarto, la elaboración de protocolos de actuación: estudios y acciones coordinados que permitan clarificar, por ejemplo, el panorama jurídico y la posibilidad de nuevos aprovechamientos.
Para finalizar, destacó la necesidad de fomentar la participación ciudadana desde diferentes puntos de vista, entre ellas la creación de un instituto universitario de investigación, líneas de publicaciones y de actividades culturales, y la participación del alumnado.
Por el contrario, Aranda recomendó no incurrir en el derrotismo ni en la autocomplacencia en el lamento, ni caer en la suspicacia mutua ni en los personalismos. Tampoco anteponer puntos de vista economicistas ni seguir presionando -insistió en este punto- a las comunidades.