Farmacias se organizan ante aumento de actividad por Covid

Lola Morán Fdez.
-

Su papel está siendo clave también en medio de la crisis sanitaria a causa del coronavirus y son uno de los sectores que trabaja de manera más intensa en estos días de confinamiento

Farmacias se organizan ante aumento de actividad por Covid - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Las farmacias de Talavera se han organizado ante el incremento de la actividad y para prevenir posibles contagios estos días ante la crisis sanitaria del coronavirus. Para ello, han adoptado turnos y establecido medidas de protección para trabajar con todas las garantías para sus trabajadores y para sus clientes.
 Son unos de los sectores más activos estos días con motivo de la crisis sanitaria del coronavirus, circunstancia que han podido comprobar desde el inicio de la pandemia en sus establecimientos. En ellos, la actividad es constante e incluso en algunos momentos frenética hasta el punto de verse «desbordados» por la cantidad de clientes, de llamadas y por las condiciones en las que ha de prestarse la actividad. Esta es la impresión que han trasladado a este diario varias farmacias de Talavera, desde donde se han organizado atendiendo a los protocolos dictados desde el Colegio Oficial de Farmacéuticos y siguiendo sus propios criterios para el correcto funcionamiento de este servicio.
La afluencia constante de clientes es la tónica habitual en todas las farmacias y, en el caso de la farmacia Talavera La Estación, ayer confirmaban que estaban «desbordados» porque ahora hay «mucha más actividad”. «El teléfono no para de sonar y tenemos diferentes líneas», indicaban, a la vez que insistían en que es así desde que abren la farmacia hasta que se cierra al público. Si bien, apuntaban que por la tarde desciende algo el número de clientes que acuden hasta allí quizá porque los supermercados cercanos también cierran antes ahora. El resto del día, la actividad es constante, y hasta esta farmacia acuden tanto mayores como jóvenes en busca de los medicamentos y productos que precisan.
También la farmacia Recio Aranda estaba llena de clientes en la mañana de ayer, jornada en la que, como es ya habitual estos días, había «mucho jaleo». Allí trabajan con mascarillas y viseras de protección, así como con bolsas de basura para protegerse ante la falta de batas e insisten en la necesidad de poder contar con estas medidas de protección porque son uno de los colectivos ahora mismo más expuesto al público. No son los únicos productos que no hay, ya que a ellos se suman otros más que buscados por la población como son mascarillas, guantes, geles hidroalcohólicos y alcohol. Sin embargo, está «todo agotado».
A las farmacias acuden estos días también mayores, aunque también los hay que en lugar de desplazarse hasta allí, optan por llamar o por delegar esta tarea en familiares, amigos o vecinos de menor edad, al pertenecer ellos a uno de los grupos de riesgo en relación al Covid-19.
Algunas farmacias incluso, con el objeto de evitar que sus clientes más mayores o aquellos que no tienen posibilidades de desplazarse hasta allí o que no tienen a nadie que les realice esta tarea, se ofrecen voluntarias a llevarles sus medicamentos a sus propios hogares. Es un gesto solidario más de los muchos que está dejando esta crisis sanitaria en todo el país y, en concreto, en Talavera.
Paciencia de los clientes. En la farmacia Palenque precisamente quieren destacar que, a pesar de que en estos días tienen más actividad que nunca, se están encontrando con gente «con mucha paciencia y saber estar» a la hora de ser atendidos. Así, desde esta farmacia explicaron que se ha organizado el servicio de tal manera que puedan acceder a la vez dos personas al interior del establecimiento, una por cada empleado. El resto, espera «muy educadamente» en el exterior hasta que le toca su turno de ser atendido. Una medida que, como confirmaron desde la farmacia, no ha causado hasta la fecha ningún problema.
Además, quisieron subrayar que pese a que existe desabastecimiento de mascarillas, guantes y geles hidroalcohólicos, no es así en lo que respecta a los medicamentos. En su lugar, recalcaron que no hay ningún problema al respecto.
En este caso, han percibido que acuden muchos menos mayores que antes, que han delegado esta tarea en familiares.
También en la farmacia Talavera, Remedios Gámez confirmó ayer a este diario que ahora el trabajo es «muy intenso» por varias razones, apuntando entre ellas a que la farmacia ahora es «casi el único sitio abierto de verdad vinculado a la sanidad», exceptuando las Urgencias y el Hospital. Con el cierre de los centros de salud  también, desde donde se atiende de manera telefónica, las farmacias se han convertido estos días en una especie de «barrera» para conectar con los profesionales sanitarios por parte de la población.
Además, esta farmacéutica apuntó que son muchos quienes tienen miedo de acercarse a instalaciones donde creen que se pueden contagiar, como centros de salud. Por ello, cuando presentan ciertas dolencias menores no relacionadas con el coronavirus pero que precisan atención, como por ejemplo tensión alta o dolor de muelas, se dirigen a las farmacias en busca de un remedio.
También acuden a las farmacias en busca de medidas de protección, si bien hay escasez y llegan pocas a estos establecimientos. En el caso de esta farmacia, su responsable apuntó que se intentan repartir con criterios sanitarios, dando prioridad a aquellas personas que tengan más riesgo de contagio.
Así, los profesionales farmacéuticos ejercen estos días su labor con más intensidad y precaución, y es por ello que desde el sector no han sido bien recibidas las declaraciones del director del Centro de Coordinación de Emergencias y Alertas Sanitarias, Fernando Simón, quien ha descartado reforzar la protección a las oficinas de farmacia, como así pide de forma unánime la profesión.  A su juicio, «asumen los riesgos propios de su profesión.
Desde el sector, por su parte, reclaman que no se deje al colectivo «a su propio albedrío» y se le proporcione al menos los sistemas de protección que se están entregando a otros sectores que ni siquiera son sanitarios».