scorecardresearch

«Impresionaba ver las calles vacías y la gente falleciendo»

M.G
-

David Martín, técnico funerario, relata los momentos más dramáticos que vivió los primeros meses al encontrarse a familiares que no podían despedirse de sus seres queridos. No tiene miedo al contagio, pero sí toma muchas precauciones

«Impresionaba ver las calles vacías y la gente falleciendo» - Foto: Yolanda Lancha

David no olvidará nunca esos primeros meses de pandemia. «Era impresionante ver las calles vacías y la gente falleciendo». Es técnico funerario y recuerda esos dos primeros meses de pandemia con mucho desconcierto. «No sabíamos a lo que nos enfrentábamos», explica. Llegó un momento que el trabajo se intensificó por la gran cantidad de fallecidos.  

«No parábamos. Atendíamos, trasladábamos a los cadáveres y haciendo de psicólogos porque los familiares lo estaban pasando muy mal», recuerda. «Lo llevé lo mejor posible, pero lo peor, sin duda, fue ver que los familiares no se podían despedir de sus seres queridos».

David intentaba consolar a algunos de ellos para intentar que se tranquilizaran y se calmara algo ese dolor tan intenso, pero resultaba muy complicado.

A nivel personal, David asegura que no ha pasado miedo por contagiarse del virus, pero sí le tiene «mucho respeto». Se protegía todo lo que podía y tenía cuidado para evitar el contagio, pero poco más podía hacer «porque no se sabía como se transmitía y había gente que había cumplido todas las medidas y no salía de casa y lo había cogido también».

Tras un año de pandemia, la percepción de David ha cambiado algo a pesar de que el virus siga circulando y  se haya marchado la tercera ola hace muy poco tiempo. «Parece que respiramos de otra forma y la cosa está más tranquila ahora mismo». Aun así, David está deseando que la vacuna funcione y la pandemia, que bastante daño ha causado ya, se aleje lo antes posible.