El Ejército tiene previsto invertir 300 millones en Alijares

F. Rodríguez
-
El Ejército tiene previsto invertir 300 millones en Alijares

Su intención es unificar en Toledo los 12 centros logísticos actuales. La parcela elegida, de unas 40 hectáreas, está al otro lado de la autovía de circunvalación CM-40. Es un proyecto a largo plazo, con 2025 como posible año de inauguración

El Ejército de Tierra ha actualizado el plan de concentración de sus órganos logísticos que lleva años parado por falta de presupuesto. A finales del pasado mes de noviembre, la ministra Margarita Robles dio su aprobación a una iniciativa que lleva 14 años en fase de estudio y en la que Toledo juega un papel muy importante.
La ciudad siempre ha estado entre las posibles ubicaciones de la futura base logística del Ejército de Tierra, y desde hace meses su nombre suena más que con fuerza. Hay varias razones que han pesado para que Toledo sea el lugar elegido finalmente. Primero, porque como centro logístico que será, su ubicación geográfica debe ser estratégica, y pocos sitios como Toledo ofrecen tanta centralidad y mejores conexiones por carretera y la posibilidad de contar con ferrocarril en la cercana zona de Algodor o Castillejo.
Y segundo, porque en las instalaciones del campo de maniobras y tiro de Los Alijares se dispone del suelo necesario a coste cero, propiedad del Ministerio de Defensa. Concretamente pertenece a la Academia de Infantería, aunque la zona elegida no recibe actividad directa actualmente. La construcción en su día de la autovía de circunvalación CM-40 partió los terrenos del campo de maniobras y tiro de Los Alijares a su paso entre las localidades de Cobisa y Burguillos, dejando unas 40 hectáreas de terreno que ahora jugarán un papel determinante en lo que se conoce en el ámbito militar como el Plan Colce (Concentración de los Órganos Logísticos Centrales del Ejército).
La futura base logística de Toledo será la joya de la corona de un plan con el que el Ejército de Tierra unificará los 12 centros logísticos actuales en tres: el Centro de Abastecimiento (Cabet), el Centro de Mantenimiento de Sistema de Armas Terrestres (Cemsatet) y el Centro de Mantenimiento de Aeronaves (Cemaet). La idea, además, es que en Toledo se reunifiquen el Cabet y el Cemsatet. Los detalles del futuro centro han sido ya adelantados por infodefensa.com. La reorganización de los centros también afectará, tal y como ha tenido acceso La Tribuna, al Laboratorio Central del Ejército.
El futuro centro toledano albergará espacios para la calibración de las armas, pruebas de tiro, realidad aumentada, pruebas de inhibidores y mantenimiento de software militar, oficinas y viviendas para el personal.
Todo este macro proyecto, que supondrá una inversión aproximada en Toledo de unos 300 millones de euros y que se repetirá en otras dos sedes, forma parte de un ambicioso proyecto de modernización del Ejército de Tierra, el conocido como ‘Fuerza 2035’.
La intención es convertir a las unidades de tierra en lo que se conoce en el lenguaje militar como un ‘Sistema de Combate Integral’; es decir, elementos de combate con características y medios que les permiten realizar misiones específicas y dotados de todos los elementos necesarios para poderlas llevar a cabo. Hablando en plata: soldados de última generación, con hiperconectividad y acceso a todo tipo de tecnologías, para poder afrontar nuevos conceptos como la ‘ciberguerra’ o la ‘ciberdefensa’. La conocida como ‘Brigada 2035’ es el modelo con el que ya se está trabajando para ese entorno.
El diseño de la futura base toledana estará basado en ese mismo concepto, todo con la idea de afrontar una auténtica transformación digital en el mantenimiento de los equipos.
El horizonte de apertura del nuevo marco centro se ha fijado para 2025, más el tiempo necesario para el cierre de los actuales centros logísticos.
En cuanto al personal de la base, la concentración en Toledo supondría una reorganización de personal militar, que sería destinado a otras unidades. Tampoco está previsto el despido de personal civil en el caso del cierre de los 12 centros logísticos actuales.