El público se queda con las ganas de ver a la reina Letizia

M.G
-

Alrededor de veinte personas aguardaron con expectación la llegada de Letizia al Museo Victorio Macho sin suerte. El público se conformó con ver de lejos su entrada al edificio

El público se queda con las ganas de ver a la reina Letizia

La Policía Nacional blindó los alrededores y accesos a la Casa Museo Victorio Macho y ver a la Reina Letizia se convirtió en misión imposible, aunque algunos toledanos se resistieron a dejar pasar la oportunidad y esperaron pensando que quizá el coche pararía unos metros antes de la entrada, pero tampoco fue así y tuvieron que conformarse con divisar de lejos, parapetados tras una valla en el inicio de la calle Juan de Dios, la rápida entrada de la reina, escoltada por el presidente de la región, Emiliano García-Page, la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Economía, Nadia Calviño, y la alcaldesa de la ciudad, Milagros Tolón, sobre las once y cuarto de la mañana.

«¿Qué costará que la veamos?», le decía una espectadora a su amiga en ese momento. Las dos madrugaron y llevaban desde las nueve plantadas en la zona para coger sitio y ver de cerca a la esposa del rey Felipe VI. A pesar del chasco, ambas tenían claro que la próxima vez que los reyes visiten Toledo volverán a repetir la operación a ver si hay más suerte porque ayer apenas divisaron su melena y la mascarilla blanca FFP2 que llevaba como protección durante los segundos que se paró a posar para los medios gráficos dentro de la sede de la Real Fundación.

Estas dos mujeres compartieron espacio con otra decena de personas que se quedó a curiosear la llegada de la reina. El aviso lo dio Page al bajar andando desde el Palacio de Fuensalida, junto a otros miembros del Gobierno regional, a las once en punto, hora señalada para la llegada de las autoridades, una vez celebrada la reunión del jurado en relación al premio ‘Empresa’ que se dio a conocer en un acto posterior.

El público se queda con las ganas de ver a la reina LetiziaEl público se queda con las ganas de ver a la reina Letizia - Foto: Yolanda LanchaEl ajetreo en los alrededores del Museo Victorio Macho cobró demasiada intensidad veinte minutos antes de que llegara la reina Letizia. La calle Reyes Católicos no se cortó al tráfico en ningún momento, pero muchos conductores se quedaban sorprendidos al pasar por la zona por tanta presencia policial. Incluso un señor mayor paró su vehículo al ver a tantos efectivos y uno de ellos tuvo que insistir para que continuara circulando y no formara un tapón porque estaban a punto de llegar la Guardia Civil y los coches de seguridad que acompañan siempre a los reyes.

Esos momentos previos suelen dar lugar a distintas anécdotas y ayer también se produjeron. Un pequeño camión de empresa que gestiona la basura se empeñó en pasar por delante del museo a pesar del movimiento que se cocía allí desde hacía rato y también tuvo que salir al paso otro policía y pedirle que desviara su camino.  Más suerte tuvo una empleada de Correos con su carrito aunque también tuvo que pararse, pero tras explicar que iba a repartir a los domicilios cercanos pudo continuar con su labor sin más.

A más de un espectador le hubiera gustado disfrazarse de cartera por un rato para acercarse a la verja del museo y conseguir ver a la reina a pocos metros.

El público se queda con las ganas de ver a la reina Letizia
El público se queda con las ganas de ver a la reina Letizia - Foto: Yolanda Lancha