El PSOE no dará licencia al hospital si el Sescam no soluciona el tráfico

latribunadetoledo.es
-

El Ayuntamiento no pondría objeciones si se recupera el túnel previsto en el proyecto inicial que enlazaba la N-400 con las urgencias pero subraya que la construcción de la infraestructura debe pagarla «quien sale favorecido»

Los mil trabajadores, las ambulancias, los pacientes y familiares, los vecinos del barrio y Luz del Tajo compartirán vías que no están preparadas. - Foto: Yolanda Lancha

La concesión de la licencia de obras al nuevo hospital de Toledo estará condicionada a que las vías de acceso sean suficientes para garantizar la fluidez del tráfico sanitario. El concejal de Urbanismo, Javier Nicolás, afirma que la responsabilidad de diseñar las infraestructuras necesarias -y de pagar la construcción- es de la Junta de Comunidades y asegura que el Ayuntamiento de Toledo no pondría objeciones si se recupera el túnel previsto en el proyecto inicial que enlazaba la N-400 con las urgencias.
El Sescam, como promotor titular de la edificación, tendrá que pagar al Ayuntamiento por la licencia el 4% del coste de la obra (cuatro millones de euros, calcula Nicolás), pero el concejal dice que el dinero es lo de menos porque «el gran problema» al que debe darse una respuesta previa es el de la movilidad.
Los concejales (también lo ha advertido el de Movilidad) ya barruntan «el colapso» de tráfico debido a que el hospital se levanta en una parcela del Polígono, barrio que está comunicado con el resto de la ciudad exclusivamente por una carretera nacional, y, además, tiene como vecino el centro comercial Luz del Tajo, con el que comparte una rotonda que ya tiene retenciones los días de más público. Si a esto se añaden mil trabajadores del hospital, el movimiento de ambulancias, autobuses, los pacientes y los familiares la situación se complica
Nicolás asegura que túnel ha desaparecido en el nuevo estudio que acompaña el proyecto del hospital y que tampoco se propone una alternativa como la que existió de una vía que uniera con la cuesta de las Nieves, bordeando el parque de la Fuente del Moro.
Sea cual sea la infraestructura que se construya, indica que el pago correrá por cuenta de «quien se ve favorecido» y Nicolás no tiene duda  de que ese será el hospital. Lo mismo que paga la línea de alta tensión para tener energía eléctrica no ve por qué va a escaquearse de esta factura de las calles si por ellas van a circular sus profesionales y los pacientes.

Carril bus. Por su parte, el portavoz de Izquierda Unida, Aurelio San Emeterio, dice que en este momento no le preocupa el tráfico sino que el hospital sea público y recuerda que los ciudadanos tienen la opción de elegir el modelo sanitario en las elecciones de mayo.
Sobre la movilidad, no es partidario de nuevas infraestructuras y prefiere carriles exclusivos para el transporte urbano. Si se forman atascos para los coches sus conductores ya saben que los pueden evitar cogiendo el autobús.