Técnicos municipales y de la Junta analizarán el PAU 'low cost' para Casbega

J.S.
-
Técnicos municipales y de la Junta analizarán el PAU ‘low cost’ para Casbega - Foto: La Tribuna

La solución urbanística municipal reduce los costes de urbanización de 28 millones a algo más de 7 y nace como alternativa al suelo del Barrio Avanzado propuesto por la Junta

Las conversaciones entre Junta y  Ayuntamiento para buscar una alternativa urbanística que permita a Casbega, embotelladora de refrescos bajo licencia de ‘The Coca-Cola Company’, instalarse en Toledo sin dilaciones  se han reanudado tras el verano.
El viceconsejero de Fomento, Luis Ques, se reunió la pasada semana con el concejal de Urbanismo, Javier Nicolás y con el gerente general de la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV), Javier Ruedas. Encima de la mesa, la propuesta del Ayuntamiento de Toledo para lograr abaratar los costes de urbanización del nuevo suelo industrial de la ciudad, integrado en el PP-11 del Plan de Ordenación Municipal mediante su ejecución en fases y aplicando precios más ajustados a los costes de urbanización que los que aparecen en el proyecto presentado en su día por la Empresa Regional del Suelo (ERES), empresa pública de la Junta.
Los técnicos municipales consideran que en el proyecto de urbanización ERES infló los precios al menos en un 30% porque el coste del desarrollo lo iban a pagar los propietarios del suelo. Reduciendo los costes en este porcentaje y realizando por fases la urbanización, el PP-11 sigue siendo la mejor alternativa para que se instale Casbega y no los terrenos que sopesa la Junta situados en  lo que iba a ser el Barrio Avanzado, alternativa que tampoco gusta al movimiento vecinal de Santa María de Benquerencia.
El PAU‘low cost’ diseñado por el Ayuntamiento no pasa sólo por realizar por fases la ampliación del polígono industrial, sino que propone una nueva reparcelación de los terrenos. Una reparcelación en la que desaparecerán las calles de 44 metros de ancho previstas en el proyecto inicial y que no tienen sentido para un desarrollo industrial. Decisiones como ésta o la reducción de los puntos de iluminación pública hace que unos costes de siete millones sean asumibles, sobre todo si se tiene en cuenta que el precio que Casbega pagará por su parcela asciende a 11,9 millones de euros, sin contar el IVA, cantidad de la que ya ha desembolsado un 30%, es decir, unos 3,5 millones de euros.
Además, los terrenos elegidos para esta versión económica del desarrollo del PP-11 tampoco generarían polémica política, ya que se ha excluido expresamente el suelo por el que el portavoz del Gobierno regional, Leandro Esteban, ha pedido reiteradamente al alcalde que diga qué «intereses ocultos» tiene en el desarrollo del PP-11.
Fruto de la reunión, en la que no hubo demasiados avances, salió el compromiso de que técnicos de ambas administraciones mantendrían un primer contacto para analizar  una propuesta que divide por cuatro las previsiones iniciales. Aunque a los siete millones habría que añadirles el coste de algunos sistemas generales como una subestación eléctrica, cuya financiación sería compartida con el hospital, el desembolso total está muy por debajo de los 28 millones de euros, precio por el que ERES licitó las obras de urbanización de la primera fase del PP-11 con la que se pondría a disposición de las empresas más de 330.000 m2  de suelo industrial dividido en 23 parcelas. Un concurso que lleva   pendiente de adjudicar algo más de un año y que Fomento considera ahora inviable por su alto coste.
El encuentro de Ques con Nicolás y Ruedas se produce tras la reunión que el pasado mes de julio mantuvieron la consejera de Fomento, Marta García de la Calzada, y el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, para intentar reconducir una situación que solivianta a Casbega, que no quiere su instalación en Toledo se convierta en una guerra política entre el Ayuntamiento de Toledo y la Junta de Comunidades. En juego están una planta embotelladora de zumos y aguas funcionales, así como un centro logístico, es decir, una inversión de 100 millones de euros, que generaría al menos 250 empleos directos y otros tantos indirectos.