Page: «Defiendo las tradiciones sin ningún tipo de caspa»

C.M.
-
Emiliano García-Page lanza el tradicional cohete en la Romería del Valle. - Foto: David Pérez

El presidente retrató a quienes «sólo se acuerdan de la tradición cuando coincide con elecciones». Sitúa al PSOE como el «único partido regionalista de Castilla-La Mancha»

La romería de la Virgen del Valle volvió a congregar, un año más, a miles de ciudadanos llamados a reivindicar las virtudes de una tradición centrada en el consabido toque de la campana de la ermita, en el juego de las quínolas organizado por la Hermandad, y en el disfrute de la degustación de las roscas y tostones típicos acompañados, claro está, por la fresquita limonada. Y puesto que al cita forma parte del calendario político de cualquier responsable público que se precie, la de este año reunió a locales y ‘ajenos’ en torno a una festividad tan toledana como política.
En este sentido, y sin dejar de dar puntada sin hilo, Emiliano García-Page se refirió a un día «muy típico» en el que «hemos vivido de todo, estando a las duras y a las maduras, con elecciones y sin ellas» frente a «quienes sólo se acuerda de las tradiciones cuando coinciden con elecciones, como si fuera un jacobeo distinto».
Por ello, y confirmando que «los que tenemos una trayectoria acrisolada y acentuada en la defensa de las tradiciones tenemos ganado ya una parte de credibilidad», el presidente regional aseguró sentirse «muy reconocido en las tradiciones de mi ciudad, región y país, sin ningún tipo de caspa», ante lo que apreció que nadie «discutirá que pongo por delante los valores  de una sociedad que sabe de donde viene y que se identifica con muchos hábitos». Todo ellos presentes en «este entorno y en este balcón a la ciudad» y también en lo que nos caracteriza como sociedad, la caza, los toros, y tantas y tantas cosas con las que algunos se empeñar en hacer política cuando realmente, aquí, lo tenemos más que claro y decidido».
No desaprovechó el momento para situarse como «el auténtico partido regionalista de Castilla-La Mancha» frente a otros que han aprendido que «con sólo un diputado pueden sacar más para su tierra que dentro del concierto autonómico», de ahí que marcase un tiempo en el que ahora «hay que hablar de nuestra tierra, de los ayuntamientos y de la región». No en vano, en estos ámbitos se decide «el 90% de las cosas que influyen a la vida diaria» y especialmente en el Día del Trabajo, se mostró comprometido «no sólo con el aumento del número de empleo, sino con el deseo de lograr otros 100.000 puestos de trabajo. Eso, añadió Page, «no sólo reclamando más empleo, sino reclamando más dignidad» porque España «se juega la sostenibilidad del sistema de bienestar social» y «esta es la gran prioridad».