Gulliver y su novia en Toledo

A.D.M.
-
Gulliver y su novia en Toledo

Kerwin Matthews, protagonista de películas como Simbad y la princesa (1958) o Los viajes de Gulliver (1960), clásicos de la animación gracias a la técnica de la dynamation, visitó la ciudad en el verano de 1959

Este titular no es original. Fue publicado por primera vez en la revista Primer Plano el 16 de agosto de 1959, coincidiendo con una reciente visita a Toledo de los actores Kerwin Matthews y June Thorburn. Él se encontraba en pleno auge de su carrera, tras haber interpretado recientemente a Simbad en una película pionera por el empleo de efectos especiales mediante la técnica de la dynamation (Simbad y la princesa, Nathan Juran, 1958). Primer Plano le consideraba «el único actor que puede seguir el camino difícil del espadachín, que iniciara Douglas Fairbanks, que siguiera Errol Flynn, y que ahora parece corresponderle a él por reunir las condiciones físicas y la inteligencia necesarias para triunfar en este difícil estilo». Por aquel entonces Matthews (1926-2007) rodaba en España para la Morningside Worldwide (Columbia) la que pronto habría de ser Los viajes de Gulliver (Jack Sher, 1960), otro gran clásico del cine de aventuras.
Con respecto a June Thorburn (1931-1967), que en esta misma película interpretaba a la prometida de Gulliver, Elizabeth Whitley, era una joven actriz británica que acababa de alcanzar cierta popularidad por su participación en el musical Tom Thumb (George Pal, 1958). Muy conocida en televisión en los años sesenta, moriría trágicamente el 4 de noviembre de 1967 al estrellarse el avión de Iberia que la trasladaba de Málaga a Londres. 
«La fotografía corresponde a su visita a Toledo, realizada recientemente, y donde se recorrieron pe a pa los más interesantes lugares de la vieja ciudad española». La pareja había interrumpido el rodaje en los Estudios Sevilla-Film y estaba a punto de partir a la Costa Brava, concretamente a las playas de S’Agaró (Gerona), en donde se recrearía la llegada de Lemuel Gulliver a las playas de Lilliput. Toledo no fue incluida entre las localizaciones, pero sí Ávila, cuya muralla quedaría a los pies del ‘gigante’ Kerwin Matthews gracias a los efectos especiales. De su escapada a nuestra ciudad, al menos, ha quedado esta simpática imagen, recogida en un lugar difícil de precisar (probablemente cerca de la ronda de Juanelo, con el pretil vecino del torreón del puente de Alcántara al fondo, incluido un guardia urbano con su característico uniforme blanco). Fueron varias las estrellas cinematográficas que visitaron Toledo en el año 1959, entre ellas Mario Moreno, ‘Cantinflas’, que acababa de filmar aquí una emblemática escena de La vuelta al mundo en ochenta días (Michael Anderson, 1956).
Matthews y Thorburn no llegaron jamás a ser pareja en la vida real. Dos años después de su visita a la ciudad de Toledo, el protagonista de Gulliver iniciaría una larga y estable relación con el británico Tom Nicoll que se prolongaría a lo largo de casi medio siglo, hasta su muerte en 2007, a los 81 años de edad.