CLM tiene menos casos sospechosos que confirmados

M.G.
-

Castilla-La Mancha es una de las dos comunidades autónomas en las que hay menos casos sospechosos de contagios de coronavirus. Según el titular de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, hay confirmados 16.349 contagios frente 14.900 casos sospechosos

En Castilla-La Mancha se han realizado 53.000 test. - Foto: Yolanda Lancha

Los datos protagonizan las noticias desde hace algo más de un mes y el parte diario del Gobierno regional suele esperarse con ganas para comprobar la evolución de la curva del coronavirus. En este momento, según confirmó el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, «estamos en una meseta y estamos mejor», pero todavía queda un largo camino y muchos días de confinamiento, dio a entender ayer a pesar de que algunas cifras confirman menos contagios, menos muertes y menos hospitalizaciones que hace un par de semanas.
Fernández destacó en particular un dato que ayuda a completar la radiografía de la pandemia en la región. Castilla-La Mancha es «una de las dos regiones» que han facilitado datos al Ministerio de Sanidad  en las que hay menos casos sospechosos que contagiados porque en otras «se duplican y cuatriplican».  Por tanto, la cifra global aproximada sería de algo más de 30.000 personas infectadas, contando con los 16.349 casos confirmados a los que se suman otros 14.900 posibles contagiados con síntomas, como apuntan desde el personal sanitario.
En este sentido, el consejero de Sanidad subrayó la dedicación y el buen funcionamiento de la Atención Primaria, «que clasifica muy bien los casos», unida a la realización de 53.000 pruebas, tanto test rápidos como PCR, análisis que se continuarán realizando al personal sanitario, en las residencias y en  otros casos en las próximas semanas.
Parte diario. Fernández ofreció esta mañana la información sanitaria sobre el coronavirus y comenzó su intervención recordando que para hacer frente a la gestión sanitaria «hay que venir llorado» y es una lección que tiene aprendida, pero aseguró que nunca se imaginó que se produciría una pandemia de esta s características. «Sé que el 100% de la ciudadanía se levanta como yo porque no se está preparado para tanto llanto, tanta lágrima y tanta desgracia» por efecto del coronavirus. Y aunque aludió a las críticas y comentarios que está escuchando en relación al trabajo del Gobierno regional se limitó a dejar a un lado «la rabia» que le producen para pasar a explicar que los datos «no son nada optimistas, nada triunfalistas, pero esperanzadores y el llanto es menos agobiante aunque igual de importante».
En estos momentos, los registros apuntan 352 nuevos contagios confirmados en la región, 191 gracias a las pruebas PCR y otros 161 por los test rápidos, lo que eleva su cifra hasta los 16.349 infectados.
Otro dato importante es la cifra de fallecidos, 61 muertes por el virus en el recuento de ayer, dato con el que se alcanzan ya los 1.913 fallecidos por esta enfermedad desde el inicio de la pandemia. En este sentido, también se observa un ligero descenso, ya que la media diaria actual en estos momentos se sitúa en 60 decesos cuando hace dos semanas alcanzaba los 80 casos.
De esos cerca de 2.000 fallecidos  675 casos proceden de las residencias de mayores de la región, ya que se han detectado contagios en un total de 217. El número de centro afectados también ha ido subiendo en las últimas semanas, pero la comparativa de ayer respecto al viernes refleja únicamente una residencia más infectada.
El consejero de Sanidad, apelando a «la transparencia», también subrayó que hay que sumar a estas desgraciadas estadísticas otros 898 casos  de mayores fallecidos sospechosos por coronavirus que no han sido diagnosticados.
Por otra parte, los centros hospitalarios mantienen ingresados a 1.625 por este virus, de los cuales 248 tienen el apoyo de un respirador, 23 menos en las últimas 24 horas y 104 menos si se analizan los datos desde el 1 de abril.
Fernández lanzó un último mensaje: «Nos queda mucho por hacer, cuidarnos mucho y quedarnos en casa mucho». E insistió en  que el comportamiento ciudadano tiene que seguir siendo «ejemplar» para continuar esta batalla.