Investigan a una hija de Zaplana y a su marido por blanqueo

SPC
-
Investigan a una hija de Zaplana y a su marido por blanqueo

La jueza incluye como imputados en la causa a la primogénita del expresidente de la Generalitat valenciana y a su esposo por los pagos del alquiler de un piso

La titular del Juzgado de Instrucción número 8 de València, que instruye el caso Erial, en el que se encuentra investigado el expresidente de la Generalitat y exministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, ha incluido como imputados en la causa a una de las hijas del que fuera jefe del Consell, María, y al marido de esta, Luis Iglesias, por un presunto delito de blanqueo de capitales que se habría cometido a través de una vivienda alquilada en el centro de la capital valenciana. 
Así consta en el sumario, cuyo secreto volvió a levantar ayer la instructora, y en el que la magistrada señala que tras la investigación en relación a la procedencia del dinero con el que se pagaba el alquiler han surgido indicios de la presenta implicación de la primogénita de Zaplana y de su esposo en los hechos objeto de investigación. 
Se trata, según el sumario, de una casa situada en la calle Pascual y Genís de València, donde el expresident residía en sus visitas a la ciudad por sus revisiones médicas a causa de la leucemia que sufre o por actos en los que participaba. 
Esa vivienda era alquilada, de acuerdo con lo que se ha podido descubrir en las diligencias de entrada y registro practicadas, a un súbdito ruso de nombre Miroslav Schopoff, implicado en una causa en la Audiencia Nacional por blanqueo de capitales y fraude fiscal, quien a su vez, y en contra lo de pactado con la propiedad, lo habría subarrendado a la hija de Zaplana, como consta en uno de los autos de la magistrada instructora. 
El coste mensual del piso ascendía a 3.500 euros (42.000 al año), mientras que a la primogénita de Zaplana se le conocen ingresos brutos en 2015 de 62.338 euros y de 54.532 en 2016, sin declarar ingresos al año siguiente. Los pagos se realizaban desde la cuenta de su marido, desde la que se transfirió 115.000 euros.