El CD Toledo acumula ya veinte lesiones

J. M. Loeches
-

Desde que cayó Machuca en pretemporada, el cuadro verde suma una veitena de percances. Rubén Moreno y César Ortiz, los más castigados

El CD Toledo acumula ya veinte lesiones - Foto: Ángeles Visdómine

Lo de que el CD Toledo acumula un lesionado por jornada es una frase hecha, pero casi casi que se ajusta a la realidad. Los de Manu Calleja no han dejado de sufrir el infortunio en forma de problemas físicas desde prácticamente la pretemporada. Ya en agosto, el primero en caer fue Machuca, pero es que a día de hoy, se han acumulado hasta veinte lesionados, con César Ortiz y Rubén Moreno como los más castigados.
El guardameta de Cebolla sufrió una afectación en el menisco en uno de los encuentros de pretemporada y, un mes después, con una artroscopia, se supo que estaría fuera unos tres meses, aunque es verdad que tardó cuatro en volver a jugar. César Ortiz, el central que llegó para liderar la defensa verde, no pudo estrenarse hasta la jornada 3, y luego entró con cuentagotas. Su problema fue la falta de adaptación a las nuevas superficies y los cambios en los métodos de entrenamiento, tras varias temporadas en la Bundesliga de Austria.
Ya en el primer partido, el que cayó fue Ismael Traoré, con una rotura en el bíceps femoral que le mantuvo KO un mes y medio. Tardó bastante en reaparecer. Pero es que en el derbi de la segunda jornada, Mario Serrano fue el damnificado por una patada. Se abrió la veda de entradas de dudosa deportividad porque Mario García salió del partido en La Roda(jornada 4) con tres semanas de baja porque le pisaron el tobillo. No fue el único, Rubén Moreno se produjo ese día un esguince de rodilla de grado 2 que le dejó parado seis semanas.
Tres días después, fue Pavel el que sufrió una rotura de los ligamentos que insertan la clavícula en el hombre, por un choque ante un jugador del Torrijos. El CD Toledo encadenó después la microrrotura dePituli en Ciudad Real con otras tres jornadas sin jugar de César Ortiz, que no terminaba de encontrarse bien.
El conjunto toledano visitó al Guadalajara y salió damnificado, con Álex Cortell con el tobillo hinchado. Se descartó algo grave pero estuvo dos jornadas fuera. Seguidamente, Fran Montávez se hizo un esguince de tobillo que le puso en la lista de bajas para viajar a Illescas, aunque luego jugó. Lo curioso es que Álex Cortell ‘pilló’ una neumonía que le hizo perderse otras tres jornadas (un mes de baja).
Volvió para ir a Tarancón, el día en el que Olmedo salió dañado por un encontronazo con un rival. ¿El resultado? Dos semanas fuera. Luego le tocó a Álvaro Antón, que se fracturó un dedo del pie, como el curso pasado, y apareció la rotura del escafoides de Titi. El maleficio se prorrogó con la rotura en el gemelo de Chico, recién llegado, y se agudizó con la luxación acromioclavicular de Rubén Moreno en Villacañas. Entre medias, César Ortiz volvió a caer y Renato se fue del Salto del Caballo al hospital en la cita contra el Guadalajara. ¿Hasta cuando?