Arcos: «Galán no tiene aptitud, ni actitud, para su cargo»

J. Monroy
-

El PP pide al Ayuntamiento que no se escude en los técnicos, y ejecute la rampa entre Río Tiétar y Río Guadarrama, el proyecto más votado de los Presupuestos Participativos

Muy mal tiene que estar la Participación Ciudadana en Toledo, ha apuntado este martes la concejal del PPValle Arcos, para que una Asociación de Vecinos, con la trayectoria de La Voz del Barrio, decida dejar de acudir de ahora en adelante a su Consejo de Participación, «porque está cansada y ya no confía en el Ayuntamiento de Toledo».
Arcos recordó las críticas que la Asociación de Vecinos ha hecho por carta al equipo de Gobierno. La Asociación no volverá, recordó, hasta que no se cumpla lo establecido en el reglamento orgánico de los Distritos, aprobado por este mismo Consistorio. No se cumple el artículo 1, porque «el Consejo, dice la Asociación, no funciona como órgano de gestión desconcentrada». Tampoco se han delegado ni transferido a este órgano competencias, por la que se le asignen funciones ejecutivas, tal y como recoge el reglamento; y cuando actúa el Ayuntamiento en Palomarejos, «lo hace sin aviso previo, lo hace sin consultar, lo hace sin comunicar e informar a los vecinos y la Asociación del barrio, que están cansados de llevar asuntos a esta Junta de Distrito Centro y que el Ayuntamiento se muestre indolente e indolente con cada uno de sus trabajos».
La edil ‘popular’ responsabilizó de esta situación a la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, y su concejal de Participación, Helena Galán. A su juicio, la primera edil «se equivocó al crear una Concejalía de Participación que ya nacía muerta, porque comenzó a funcionar a los dos años de legislatura»; y tuvo otro fallo mayúsculo, «que fue poner a una persona absolutamente no apta para este tipo de gestión, la señora Galán no tiene aptitud, ni actitud, para el cargo, porque no es capaz de flexibilizar, ni asumir, ni consensuar, nada de lo que plantean los vecinos o las asociaciones de los barrios». De forma que en esta legislatura «ha sido muy duro hacer valer las razones vecinales ante el Ayuntamiento, para que se haga algo, y muy complicado entenderse con la señora Tolón y con la señora Galán».
Presupuestos participativos. Otro ejemplo que puso Arcos de la mala relación del Ayuntamiento con los vecinos es la falta de ejecución de los proyectos votados en los Presupuestos Participativos. Así ocurre, apuntó la edil, con la rampa entre las calles Río Tiétar y Río Guadarrama, en el Polígono. La propuesta de la Asociación de Vecinos El Tajo es la recogió más apoyos de todo el proceso, pero de momento no se ejecuta. Se trata, recordó la edil, de un proyecto muy reivindicado y necesario, que puede dar servicios a gente mayor y estudiantes.  
Sin embargo, el Ayuntamiento ha iniciado otros proyectos de los Presupuestos Participativos, pero no esta rampa, actuación para la que distintos concejales dan pretextos distintos. Al final, mucho se teme Arcos que el equipo de Gobierno vaya a hacer culpables a los técnicos de la falta de actuación por falta de voluntad.
El PP pide al equipo de Gobierno que inicie la rampa, y que se accesible de acuerdo con la ley, y no siguiendo el modelo de ronda Buenavista 31-33, «que es más un tobogán que una rampa y la gente mayor no la utiliza porque es totalmente inaccesible».