Centros inician curso sin incidencias pese a nuevo protocolo

Lola Morán Fdez.
-

Desde los centros destacaron que, al no poder desdoblar grupos y ante el volumen de alumnado por aula, el uso de la mascarilla es una de las pautas que marca la actividad académica en esta 'nueva normalidad'

Centros inician curso sin incidencias pese a nuevo protocolo - Foto: Manu Reino

Las medidas sanitarias han marcado este año el primer día de actividad en los centros educativos de Talavera, donde se ha optado por habilitar accesos diferenciados, escalonados por horas e incluso por días para el alumnado con una organización estudiada al milímetro que ha hecho que, a pesar de todo, este atípico regreso a las aulas haya salido «bastante bien». Así lo trasladó a este diario el director del colegio público ‘Nuestra Señora del Prado’, Fernando Ramos López, quien precisó que, a pesar de contar con unos 410 alumnos, las entradas han funcionado «bastante bien» en este primer día, ya que se han habilitado accesos diferenciados aunque el alumnado ha entrado «todo a la vez» mediante filas.
«Ha sido bastante normalizado hasta ahora», subrayó, si bien precisó que sí se ha tardado algo más en acceder a las aulas por las medidas que hay que aplicar, en especial este primer día en el que ha habido que explicar al alumnado cómo ha de organizarse en las filas. La desinfección con gel hidroalcohólico y la del calzado son parte de esta nueva rutina ante la pandemia. «Pensábamos que las medidas iban a retrasar todo más pero la verdad es que no, y vemos también que los niños lo tienen como muy normalizado», señaló Ramos.
Para el director, son muchas las cuestiones de las que hay que estar pendientes este curso, si bien confió en que «poco a poco» se irá mejorando el proceso y se irá modificando lo que sea preciso.
En este colegio la actividad ha arrancado a las 9 de la mañana para todos los escolares, que han accedido repartidos por cursos por las 4 puertas de las que dispone el centro, tras formar sus correspondientes filas en espacios diferentes. En este centro no se han podido desdoblar grupos por carecer de espacios y dado que «el volumen de niños por aula es mucho», se ha marcado que todo el alumnado debe permanecer con mascarilla en el aula. En el caso de Infantil, si bien el protocolo marca que no es obligatorio, desde el centro se ha recomendado seguir esta medida «por prevención».
En todos los centros se ha seguido un protocolo para organizar que por las aulas pasen siempre los mismos docentes en la medida de las posibilidades, así como se organiza la distribución del alumnado para contar con grupos estables en aulas y patios. En el comedor los alumnos se sentarán siempre en el mismo sitio y con compañeros de su curso para contribuir a crear también esos grupos estables para que en el caso de detectarse un caso, se localice con mayor facilidad.
En el ‘Nuestra Señora del Prado’ se ha considerado más oportuno no tomar la temperatura al alumnado a su llegada al centro, si bien disponen de termómetro a distancia por si fuera preciso. Son los padres quienes deben tomar la temperatura de los niños y quienes, en caso de apreciar algún síntoma sospechoso de Covid, no llevar al niño al centro. En él disponen de dos aulas de aislamiento por si se detectara algún posible caso.
En el caso del colegio público ‘Hernán Cortés’, su directora, María Peco, la vuelta al cole se hará en tres jornadas diferentes y a su vez en horarios y con accesos distintos. Será ya este viernes cuando se hayan incorporado al centro los cerca de 500 alumnos de este colegio, quienes sí deberán pasar cada mañana por un control de temperatura en el colegio antes de acceder a las instalaciones, donde contarán además con dispensadores de gel hidroalcohólico y alfombras para higienizar el calzado. El acceso, a pesar de todos estos protocolos, ha llevado unos cinco minutos para cada uno de los turnos establecidos en el centro, entre los que distan 10 minutos para la entrada y la salida.
El colegio se ha dividido en tres áreas de niveles que comparten acceso y patio, se han secuenciado los recreos y se han adoptado una serie de medidas que han supuesto «toda una obra de ingeniería» en cuanto a organización para «extremar las precauciones» y que se lleve a cabo todo «de la mejor manera» primando velar por la salud de toda la comunidad educativa.
«Los coles tenemos mucha voluntad, eso no nos falta», dijo esta directora, si bien echó de menos que desde la Administración hubieran facilitado el poder bajar las ratios mediante desdobles de grupos, algo que en este centro sí se habría podido hacer para al menos cinco cursos por disponibilidad de espacio; así como dotar al centro de una enfermera escolar, ya que ahora tienen una compartida con otros dos centros que va poco más de 15 minutos al día.