La Cornisa instalará este mes su Museo de Escultura

J Monroy
-

Patrimonio ha dado el visto bueno a la colocación de las cinco primeras esculturas en el barrio. La idea de la Asociación de Vecinos es inaugurar sus Museo antes del fin de legislatura

La Cornisa instalará este mes su Museo de Escultura - Foto: ï»Á“scar Huertas Fraile


La Asociación de Vecinos La Cornisa comenzará a instalar a finales del presente mes las peanas de las cinco primeras obras de su Museo de Escultura al Aire Libre, que espera poder inaugurar a lo largo del mes de mayo, antes de las próximas elecciones municipales. Así lo va a hacer, después de superar el último trámite para el nacimiento de su proyecto cultural: la Comisión de Patrimonio ya ha aprobado la instalación de las cinco primeras obras.
Tras conocer esta decisión, la Asociación de Vecinos no quiere perder el tiempo, y el próximo día hábil, el martes día 23, va a comenzar a tramitar la colocación de las peanas de hormigón y colocar en breve las obras. El día 26, sus responsables acudirán a Madrid a recoger dos de ellas, y dejarlas en los almacenes municipales hasta que se puedan colocar.
Con estas cinco esculturas en su sitio, la idea de los vecinos es inaugurar tan esperado museo el próximo mes de mayo. Porque aunque durante el proceso electoral las instituciones y partidos no puedan hacer lo propio, sí lo puede hacer una Asociación de Vecinos, que tiene la intención de invitar al evento a la Corporación y a toda la ciudad.
Cinco esculturas. En realidad, las cinco esculturas ya están elaboradas, pendientes de su colocación a lo largo de la plaza del Barco Pasaje y el inicio de la Senda Ecológica.
La primera viene de la Escuela de Arte de La Palma, donde en estos momentos la están oxidando con productos químicos. Muy relacionado con esa Escuela ha estado el escultor toledano Ángel Maroto, cuya obra se ha podido contemplar recientemente en el Círculo.
También habrá en la Cornisa una obra de López Romeral, pintor y escultor de San Martín de Montalbán, aunque afincado en Madrid.  Además, habrá una escultura de dos metros, de dos bloques de hormigón, uno sobre otro, con un escalón de treinta centímetros y una hendidura en el centro, muy del estilo de Chillida.
Finalmente, la última escultura la cederá el artista local Jule, promotor del propio Museo. Se trata de una obra «que me regaló el río y que ahora devuelvo al río». Porque fue en 1985 cuando se encontró una enorme viga, posiblemente de la construcción de una presa vieja, arrastrada por una riada, que Jule montó como escultura. Ahora la saca de su colección y se la cede al Museo.
Fue en un pregón de las fiestas del barrio donde Jule propuso la creación de este Museo de Escultura al Aire Libre. A la Junta Directiva de la Asociación le pareció una magnífica idea, y le pidió que la desarrollara. Casi tres años después, el artista se muestra «como muchacho con zapatos nuevos», al conocer que su idea se va a plasmar de una vez. Porque desde entonces ha sido mucho trabajo, y al final Patrimonio ha terminado por aprobar el proyecto.