Sanidad declara apta el agua en la Mancomunidad del Pusa

J. M.
-

Los ayuntamientos han retirado la recomendación de no usar el abastecimiento público, aunque en algunos los niveles de hierro sean anómalos pero no perjudiciales para la salud

Sanidad declara apta el agua en la Mancomunidad del Pusa

El presidente en funciones de la Mancomunidad del Pusa y alcalde de San Bartolomé de las Abiertas, Esteban Benito Blázquez, anunció en declaraciones a este diario que ayer retiró la recomendación de que los vecinos de nueve de las diez localidades agrupadas consumieran agua debido a los niveles de hierro. Este medida extraordinaria se adoptó desde el pasado 9 de agosto por la mala calidad del suministro. Además, las bajas reservas de la presa habrán mejorado probablemente por las lluvias de las últimas horas.
«Estamos contentos», afirmaba el representante de la mancomunidad ante la corrección de la situación con el visto bueno de la Consejería de Sanidad que declaraba apta el agua, aunque con la advertencia en algunas de las localidades de la presencia anómala de hierro sin ser dañina para la salud de los consumidores. No obstante, Blázquez recordó que la agrupación debe acometer urgentemente el proyecto de mejoras de las infraestructuras para evitar medidas restrictivas como la de este verano, generadas entre otras razones por la sequía.
La Mancomunidad del Pusa abastece a un total de 10 municipios mediante una presa ubicada en el término municipal de Los Navalucillos, pero Malpica de Tajo utiliza como suministro una captación propia al margen de la agrupación. De esta manera, un total de nueve poblaciones y unos 7.000 vecinos se han visto afectados por la recomendación de que no se consumiera el agua de la red: Santa Ana de Pusa, Espinoso del Rey, La Pueblanueva, San Martín de Pusa, Los Navalmorales, Torrecilla de la Jara, Villarejo de Montalbán, Retamoso de la Jara y San Bartolomé de las Abiertas.
Por ejemplo, el Ayuntamiento de Santa Ana de Pusa publicó a las siete de la tarde un bando en el que detallaba que la Consejería de Sanidad declaraba apto el consumo con un exceso de hierro. «Por lo que ya es posible consumir el agua», decía el comunicado.
La Mancomunidad del Pusa recurrió a principios de septiembre al reparto de agua embotellada entre los vecinos de las localidades afectadas ante la demora de la corrección del servicio.
Los problemas con el agua de estos municipios de la comarca de la Jara se remontan ya a años atrás, concretamente en los meses de verano, con la influencia de la escasez de lluvias y el incremento del consumo de agua.