De Colegio a gran Museo Catedralicio

JAVIER GUAYERBAS
-

Seis espacios diáfanos, un patio, capilla y sótano abovedado forman el Museo de Tapices, Orfebrería y Textil de la Catedral que abrirá sus puertas el próximo mes de septiembre

Los técnicos trabajan estos días en el montaje de parte del ‘Monumento grande’ de Semana Santa, obra del arquitecto ilustrado Ignacio Haan a principios del siglo XIX, que se expondrá en el patio. - Foto: Víctor Ballesteros

El complemento perfecto a la visita actual no sólo a la Catedral Primada, también a la ciudad que ganará en patrimonio gracias a la iniciativa privada de la Iglesia a partir del próximo mes de septiembre, cuando el Cabildo Primado inaugure según las últimas previsiones uno de los proyectos más ambiciosos de cuantos ha encabezado Juan Sánchez, deán de la Seo Metropolitana.
Un concepto de museo acorde a los discursos expositivos del siglo XXI y que sigue el modelo -excelente- de la pinacoteca catedralicia en las salas aledañas a la Sacristía Mayor del templo. Un gran espacio diáfano con seis salas para exponer parte de la colección de tapices, escultura, textil, ajuar litúrgico y orfebrería.
En concreto, como explicaba Juan Sánchez en una visita a las futuras instalaciones del Museo de Tapices, Textil y Orfebrería de la Catedral en el antiguo Colegio Infantes, serán 24 los lienzos de seda y lana que recibirán al visitante divididos en dos plantas. El juego con la luz natural, el color blanco brillo de las paredes y el suelo en roble convierten a este nuevo museo en el espacio que la ciudad y el patrimonio sacro necesitaban.
El edificio, terminado en 1559, no se construyó de nueva planta, sino que fue fruto de la remodelación de un inmueble anterior con una planta impuesta por las calles aledañas que convierten al mismo en un edificio exento. Y es esa condición urbanística la que juega a favor de un gran espacio diáfano con seis departamentos para exponer la colección completa de los tapices de ‘Los obispos toledanos’ del tapicero Van den Hecke y encargo del cardenal y arzobispo Luis Manuel Fernández Portocarrero. San Eladio, San Eugenio I, San Ildefonso, San Eulogio y San Eugenio III, ya no sólo lucirán en las fachadas de la Catedral Primada para la procesión eucarística del Corpus, sino que ahora lo harán el resto del año en el antiguo Colegio Infantes.
A esta serie se suma, tal y como consta en el proyecto del museo facilitado a La Tribuna por el Cabildo Primado, la serie ‘La apoteosis de la eucaristía’ primer encargo del cardenal Portocarrero a finales del siglo XVII y principios del XVIII al tapicero Ian Franz Van den Hecke a partir de los cartones firmados por Rubens.
‘El triunfo de la fe’, ‘La eucaristía vence a los sacrificios paganos’, ‘Triunfo de la caridad’, ‘Los defensores de la eucaristía’ y ‘El triunfo de la Iglesia’ son otras joyas de la mejor selección posible de entre los cerca de cien tapices propiedad del templo primado, tal y como explicaba el deán mientras avanzaba por este espacio hasta llegar al almacén.
Y ahí, en el almacén, permanecerán el resto de tapices con unas condiciones de humedad y temperatura óptimas para la conservación de estas obras textiles de gran formato. Otras telas que podrán contemplarse en el museo -todas ellas han pasado por el taller de restauración de Pepa Garrido- es el tapiz depositado en el Museo de Santa Cruz ‘El Astrolabio’ de la primera mitad del siglo XV y ‘Los israelitas recogen los tesoros de los egipcios’ de Albert Auwerk del último tercio del XVII, entre otros.
Más allá de los tapices, el museo expondrá restaurado en el patio del inmueble las columnas y la bóveda del ‘Monumento grande’ de Semana Santa obra del arquitecto ilustrado Ignacio Haan, realizado a principios del siglo XIX. Este será otro de los grandes atractivos de la apuesta por el patrimonio con la que el Cabildo sorprenderá a partir de septiembre.
Piezas de orfebrería y escultura, así como dalmáticas, paños bordados, y enseres curiosos, por ejemplo, del rey Sancho IV, se expondrán en las vitrinas dispuestas en el sótano abovedado, mientras que en la capilla se volverá a instalar el retablo con el lienzo de ‘La aparición de la Virgen a San Julián’ hasta ahora en depósito en la parroquia homónima.