Primer encierro del año en La Puebla de Montalbán

Dominguín
-
Se vivieron momentos de peligro, afortunadamente sin consecuencias. - Foto: Rafael del Álamo

Con motivo de la festividad de la Virgen de la Paz, se organizó un encierro urbano que atrajo una gran cantidad de aficionados.La nueva Asociación Cultural Taurina y el Ayuntamiento, llevaron a cabo una jornada completa con diferentes actividades

La temporada taurina en Toledo y Castilla La Mancha, ha comenzado en pleno mes de enero. El primer encierro del año ha recuperado una fecha taurina olvidada en el calendario, como es la festividad de la Virgen de la Paz, la cual se celebra con devoción en La Puebla de Montalbán. Por ello el propio Ayuntamiento pueblano y la recién creada Asociación Cultural Taurina Virgen de la Paz, han llevado a cabo una jornada dirigida a todos los públicos, teniendo al toro como eje central de la fiesta.
Los juegos infantiles en la plaza Mayor y la caldereta de vaca fueron el preludio al plato fuerte, el atractivo por el que se desplazaron en el soleado día de enero hasta la localidad centenares de aficionados a los festejos populares. Los balcones y ventanas repletas de gente, sobre todo niños y gente joven que viven el La Puebla de Montalbán la afición al toro como algo innato que se lleva en las venas y se transmite de generación en generación, de padres a hijos que hace que cada año sean más los que disfrutan de estos festejos taurinos.
El recorrido del encierro, acotado para la ocasión, fue desde la Plaza del Convento, transcurriendo por diferentes calles donde los dos novillos y una vaca de la ganadería de “Bellalucia”, hicieron las delicias de los valientes que se atrevieron a estar cerca de los pitones de los astados.
A las tres y media de la tarde sonaban los cohetes que anunciaban la salida de los animales, uno castaño y uno negro de diferente trapío y condición. La mala suerte se cebó con la organización y solamente uno de los novillos completó el recorrido, un utrero con trapío y seriedad que acometía a todos aquellos que le citaban.
La tarde pudo ser trágica, pues en plena calle, el astado prendió a un corredor de fea manera por el vientre, zarandeándole como un pelele, saliendo trastabillado del topetón. Rápido fue asistido y se vio que solamente quedó en un susto lo que pudo ser un final peor.
La carreras fueron no obstante limpias y los participantes buscaron cualquier hueco o lugar para resguardarse, ventanas, esquinas o incluso el pilón de la fuente, desde el cual citaron a los bravos animales en varias ocasiones. Una experiencia que se ve consolidada en el calendario de La Puebla de Montalbán y que se podría perpetuar otros años, pues el empeño que pone la nueva Asociación, hace que sea más que atractivo para los vecinos.
A acabar el encierro, los asistentes, pudieron participar de un encuentro festivo en el centro cultural con música y refrigerio que puso la guinda a una jornada taurina que ha sido el pistoletazo taurino de la temporada en la provincia.