Un hombre concernido

J. Monroy
-
Un hombre concernido - Foto: David Pérez

Carlos Fueyo muestra su compromiso sincero y su lucha por la mujer en la entrega de los premios Princesa Galina, que ha ganado con Una flor en la avalancha. Accésit para Priscila Velázquez

A Carlos Fueyo le ha llegado el premio Princesa Galiana, lo confesó nada más tomar la palabra y se le notaba al primer vistazo, en un muy mal momento personal. Estaba claro que no necesitara quedar bien, ni tratar de agradar a los presentes. De ahí el valor de sus palabras cuando afirmó que «podría quedar muy bien declarándome un feminista convencido o solidarizándome con las mujeres asesinadas. No, a mí esto casi me suena a recurrido cliché, e incluso a condescendencia, a una autocomplacencia que incluso roza la frivolidad. Pienso que todos los hombres deberíamos sentirnos concernidos verdaderamente por todas las actitudes y comportamientos machistas que están en la base de las violaciones, de las manadas, de los asesinatos y demás agresiones, que además ahora alientan unos neonazis que, curiosamente, se permiten calificar a las feministas de feminazis». De igual forma se siente concernido por cada persona que muere ahogada en el Mediterráneo, «asesinada en esas fronteras y vallas que nosotros también levantamos». Sentirse concernido para él es fundamental, porque implica actuar para transformar el estado de las cosas. De ahí que escribiera Una flor en la avalancha, entre otras cuestiones.
Una flor en la avalancha ha sido la obra vencedora en la XVII edición del concurso de narrativa Princesa Galiana, cuyos galardones ha entregado este jueves Milagros Tolón. Es la historia de Rosa, una mujer a la que le cambia la vida tras sufrir en el trabajo una agresión sexual, y deja de ser la de siempre. Aunque Fueyo no quiso hablar de sí mismo, ni de su obra, lo hizo en su nombre la edil de Igualdad, Inés Sandoval, quien explicó que es profesor de Latín y Griego en Gijón. Su trayectoria en la literatura se centraba en la poesía, aunque hace dos años se introdujo en la novela, en esta Una flor en la avalancha, que ha ganado el primer concurso al que se presentó.
Accésit. Priscila Velázquez, recibió por su parte el accésit a la Mujer Novel con La Valiente Piconera. Se trata de una novela que recupera la figura de una mujer real, María Teresa, modelo de Julio Romero de Torres, juzgada e incomprendida por ello. En realidad es una trama en la que se entremezclan la vida de dos mujeres y que tiene rasgos autobiográficos, la historia de dos mujeres que aprenden a amar desde la fuerza, «una historia de amor, pero de amor propio». Velázquez, que en el acto hizo gala de su verbo culto y ágil, es empresaria. Procedente de República Dominicana (donde este jueves, curiosamente, hace un año que también recibía un premio de la Embajada de Francia), se trasladó a Bogotá con su marido, lugar donde se reencontró con la escritura. Confesó que, en realidad, su pa