La Unidad Policial de Patrimonio investiga el robo de San Clemente

J. G. / J. F.
-

Columna de la portada de piedra de la iglesia conventual. - Foto: David Pérez

La Unidad de Patrimonio Histórico del Cuerpo Nacional de Policía investigará la desaparición de parte de una de las dos columnas balaustradas de la portada plateresca de la iglesia conventual de San Clemente.

Tal y como ha podido conocer este diario, las religiosas presentaron este miércoles por la tarde una denuncia en Comisaría. La investigación abierta hace pensar que el robo de esta piedra responde a un atentado contra el patrimonio y no a un acto vandálico.

Asimismo, fuentes policiales indicaban que la desaparición de la pieza puede trascender al ámbito local, y tratarse de un acto premeditado en el que estén implicados varios individuos.

La portada del Convento de San Clemente aparecía ayer sin otro de los tramos de la misma columna obra de Alonso de Covarrubias, justo el inferior al sustraído el miércoles. Las religiosas, tal y como explicaban, han decidido terminar de desprenderlo para evitar el mismo desenlace.

En la zona se ha realizado una inspección ocular para recabar información y dar con la cuestión de los hechos que al parecer, y en contra de la primera versión facilitada por las religiosas, ocurrían el martes a plena luz del día. «Es cierto que sobre las ocho de la mañana escuchamos algún que otro ruido y unas profesoras de la Universidad nos han dicho que por la mañana la columna estaba intacta», explicaban ayer las monjas.

El arzobispo. De otro lado, el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, consideraba ayer que si se producen este tipo de robos en el patrimonio eclesiástico es porque posteriormente hay personas que lo compran, y deseó que este último de San Clemente se salde con la recuperación de la parte sustraída, no en vano, indicó, si esto se convierte en una tónica, son muchos los templos parroquiales que cuentan con elementos artesanales en sus fachadas.

El arzobispo, que lamentó el susto que se han dado las monjas del convento, agregaba que en el caso de que el robo se haya producido para la venta de la pieza en el mercado negro, «poco puede proporcionarles» a los ladrones, en tanto que forma parte del resto del conjunto de la portada.