Mujeres en el motor de la Economía

Lola Morán Fdez.
-
Mujeres en el motor de la Economía - Foto: Manu_Reino

Pilar Fernández Gil ha sido reconocida por el Gobierno regional en el Día de la Mujer por ser la única gerente en Europa en el sector de los concesionarios y talleres de vehículos industriales. Lidera, junto a María Jesús Sánchez, Talleres Sanfer.

Pilar Fernández Gil y María Jesús Sánchez Gómez están al frente de Talleres Sanfer S.A., empresa de un sector tradicionalmente masculino como es el de los concesionarios y talleres de vehículos industriales. Su papel como gerente al frente de la compañía y directora del concesionario ‘Volvo Group Spain Truck and Bus’ ha hecho merecedora a Pilar Fernández Gil del reconocimiento del Gobierno regional en el Día de la Mujer.
Su padre, Antonio Fernández, junto al de María Jesús, Fausto Sánchez, fundó la empresa en 1963. Al frente de ella, estuvieron después sus hijos varones, con los que Pilar y María Jesús compartieron responsabilidad  en el Consejo de Administración. Sin embargo, los puestos de gerente y director de postventa fueron para ellos mientras que a ellas no les dieron opción «ni de preguntar». Con la marcha de uno de ellos, entró al Consejo de Administración Mara Fernández Gil, pero nuevos cambios dejaron el organigrama con Pilar y María Jesús al frente.
«En ese momento lo hablamos y dijimos: tendremos que tirar para adelante», recuerda Pilar. De hecho, ambas llevaban años en la empresa y, de alguna manera, «aunque ellos eran las partes figurantes, la parte de administración era de todos», añade María Jesús.
Fue hace tres años cuando pasaron a liderar la compañía, Pilar como gerente y María Jesús como administradora, si bien ambas van «de la mano» en la toma de las decisiones. Cada una ejerce un papel en la empresa, que cuenta con una plantilla total de 42 personas, de las que tan solo 5 son mujeres.
«Los clientes son hombres y la mayoría de empleados también porque no hay mujeres». Así, Fernández explica que cuando solicitan alumnos de ciclos formativos para realizar prácticas en su empresa, «no mandan a ninguna mujer». «Debe ser que en FPtampoco las hay», dice.
De igual manera, en Volvo «la mayoría de los puestos de decisión los ocupan hombres». Eso no ha sido impedimento para estas dos empresarias, quienes han ampliado su radio de acción y han incorporado Extremadura. Con ello, están presentes en las provincias de Toledo, Cáceres y Badajoz.
«Todo eso nos ha ido dando mucha experiencia a lo largo de estos años», aseguran, y añaden que en este tiempo no han dejado de continuar formándose.
Ambas aseguran que no han tenido problema por ser mujeres en este sector. «Cuando fui a Volvo a decir que nos quedábamos y que yo era la gerente iba con cierto respeto para ver cómo lo tomaban y la verdad que la respuesta no pudo ser más contundente y mejor», explica Fernández. «El recibimiento es de igual a igual», añade sobre el trato del resto de compañeros.
Sorpresa sí ha causado en algunas ocasiones y en su trayectoria cuentan con anécdotas como regalos para gerentes como ropa de tallaje masculino o corbatas. «Se da por hecho que eres un hombre», explica Fernández, quien añade otra anécdota de una reunión: «dijeron que los gerentes se quedaban en la reunión y las mujeres se podían ir a comprar».
Sin embargo, en el caso de la firma que representa, asegura que la mentalidad es más abierta y, por ejemplo, se ha nombrado a una mujer como directora de Volvo Europa. Además, la propia Fernández es la presidenta de la asociación de concesionarios ‘Volvo Truck’ y es la única mujer gerente en este sector en España y en Europa.
Sin embargo, ambas reconocen que los avances se dan «despacito» y que «queda mucho». Así, insisten en que ha sido «muy complicado» avanzar hasta esa «igualdad». «Hemos tenido que luchar mucho más que ellos», explica María Jesús, y apunta que le han tenido que dedicar «muchísimo más tiempo».
En este aspecto, destacan las dificultades para conciliar la vida profesional con la personal y para tener un horario más flexible cuando sus hijas eran más pequeñas, con reducción de jornada y la correspondiente reducción salarial.
Las dos tienen solo hijas y, teniendo en cuenta que su incorporación a la empresa fue prácticamente una imposición, aseguran que no quieren lo mismo para sus hijas, sino «que intenten volar».
forma de negociar. De otro lado, apuntan a los cambios desde que ellas están al frente. «Los empleados están ahora mucho más contentos que antes», explican. Entre una gerencia masculina y una femenina diferencian ante todo el modo de negociar. «Creo que negociamos de una manera mucho más inteligente, no dando el puñetazo en la mesa; explicas, escuchas, das alternativas», dicen.
En esto está de acuerdo Mara Fernández, gerente de turismos en esta empresa, quien apunta a la «mano izquierda» que tienen las mujeres. En su caso, explica que sus inicios fueron difíciles y era la «niña» cuando era la recepcionista. Con el tiempo, ha demostrado que las mujeres son iguales. «La gente va abriendo la mente y ya no es tan raro encontrarse a una mujer en un sector como el de la automoción», afirma tras 17 años en este sector, si bien todavía hay quien le dice que prefiere hablar «con el jefe de taller».
Las tres aseguran que las mujeres son más prácticas y saben valorar el trabajo de los demás «mejor», insistiendo en la importancia que tiene el equipo para lograr éxitos. Sobre esta cuestión, apuntan a lo fundamental que es «que la gente trabaje a gusto».