La rehabilitación de Santa Catalina, Premio de San Jerónimo

Leticia G. Colao
-

La Asociación del Casco Antiguo reconoce también la reforma de una vivienda unifamiliar en la calle Puerta del Río y un premio extraordiarnio a la ciudad por su labor y unión en la consecución del Conjunto Histórico

La rehabilitación de Santa Catalina, Premio de San Jerónimo

La rehabilitación de la iglesia de Santa Catalina será reconocida con el premio a la iniciativa institucional de la XVIII edición de los Premios San Jerónimo al Patrimonio, que reconocen las mejores obras de conservación y restauración de edificios dentro del Casco Antiguo. Según han anunciado hoy el presidente de la Asociación de Vecinos ‘San Jerónimo’, José Luis Prado, la concejala de Patrimonio, María Rodríguez, y la técnico municipal de Urbanismo, Cristina Sánchez, este año el premio recae en la reforma de la conocida iglesia talaverana, reinaugurada en marzo del pasado año tras permanecer cerrada desde 1976, a cargo de la Fundación Aguirre Patronato Asilo de San Prudencio.
En iniciativa privada, reconocen la reforma de una vivienda unifamiliar de dos plantas en la calle Puerta del Río Tajo con San Agustín el Viejo, y un premio extraordinario «a los talaveranos y a las entidades que han hecho posible que Talavera haya sido declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico».
La rehabilitación integral de Santa Catalina, emplazada junto al Monasterio Jerónimo que fue fundado en 1397 por el arzobispo toledano don Pedro Tenorio, fue la gran actuación recuperada para la ciudad en 2018. Un segundo templo, que ocupaba el espacio de la nave de la iglesia actual, se levantó entre 1455 y 1469, mientras que en junio de 1549 se comenzaron las obras del templo que hoy conocemos.
Se trata de una iglesia de estilo renacentista de traza rectangular con un altar mayor barroco. Las obras de consolidación y rehabilitación llevadas a cabo en esta actuación  han consistido en una intervención global  donde, «garantizando su estabilidad, ha primado la recuperación y restauración frente a la sustitución». San Jerónimo premia que las actuaciones llevadas a cabo han sido respetuosas con los materiales, acabados, colores y texturas, buscándose un diálogo sereno y sin protagonismos de los nuevos elementos. Se ha actuado en paramentos exteriores e interiores, limpiando y recuperando los revestimientos y enfoscados originales y se han saneado las fábricas.
Recogerán la rueda de Santa Catalina, mismo símbolo que aparece representado en el templo premiado, la Fundación Aguirre como promotor; el arquitecto Manuel Urtiaga de Vivar García; Carmelo Cano como arquitecto técnico; el arqueólogo Marcos Muñoz y Sol Ocampo, como restaurador.
La iniciativa privada premiada, muy próxima por cierto a Santa Catalina, es la rehabilitada en la calle Puerta del Río Tajo esquina  San Agustín el Viejo, vivienda unifamiliar típica de arquitectura popular construida con tapial y madera de principios del siglo XVIII, o incluso anterior, y transformada en el siglo XIX.
Se trata de un edificio de dos plantas que disponía originalmente de espacios en el patio dedicados a cuadras y dependencias agrícolas, teniendo por lo tanto un uso de vivienda y  también un carácter agrícola. Con este proyecto se ha mantenido la tipología y los elementos de interés, como ha sido la fachada que se ha limpiado y consolidado manteniendo parte de los acabados originales y realizando un fingido de ladrillo en planta primera.
Francisco Gudiel es su promotor, junto a los arquitectos Gregorio Chillón y Juan Manuel Rivas. José María Pinilla y José Luis Rocha han sido los arquitectos técnicos de una obra que ha tenido a César Pecheco como arqueólogo.
Los premios se entregarán el miércoles de Mondas, 24 de abril, en el Centro Cultural Rafael Morales.