Fedeto se planta ante la posible paralización del cuartel

C.S.Rubio
-

«¿Nos tenemos que creer que después de tener un circo romano que lleva años sin tocarse, nos vamos a centrar en Vega Baja, donde a simple vista no parece que haya nada?», advierte el presidente de la Confederación de Empresarios, Ángel Nicolás

La patronal se planta la posible paralización del cuartel - Foto: VÁ­ctor Ballesteros


Para el presidente de la patronal regional, Ángel Nicolás, la reactivación de la polémica en torno a  Vega Baja, a cuenta de la oposición de algunos sectores de la ciudad a la instalación del nuevo cuartel de la Guardia Civil en unos terrenos aledaños a la zona del abandonado yacimiento arqueológico, es «una  tomadura de pelo».
«¿Nos tenemos que creer que después de tener un circo romano que lleva años sin tocarse, nos vamos a ahora centrar en Vega Baja, donde a simple vista no parece que haya nada?».  Y es que, como insiste, «si verdaderamente esto fuera importante» se estaría  trabajando desde hace años ahí, «con fondos de la UE, de la Unesco, del Ministerio o de la Consejería, da igual».
No es la primera vez que la patronal y el propio Nicolás critican la situación de la Vega Baja y la, su juicio, paralización de la vida de la ciudad a cuenta de este yacimiento. Una posición que el también presidente de los empresarios toledanos argumenta en el hecho de que «han transcurrido 14-15 años y todo sigue igual, lo menos que se me ocurre decir es que esto es una tomadura de pelo, y luego hablamos de tazas y monedas».
«Nadie ha movido un dedo para que ahí se invierta y se hagan estudios arqueológicos de verdad», denuncia, por lo que no entiende que ahora se ponga este yacimiento como contra indicación a la construcción de un nuevo cuartel de la Guardia Civil, una demanda histórica de la capital. «¿Nos quieren decir que esto lo tenemos que poner en la balanza del cuartel, donde viven en unas condiciones infrahumanas, en pisos que sin infraviviendas?», se pregunta en declaraciones a La Tribuna.
infraviviendas. «Espero que este asunto se resuelva por el bien de nuestros guardias civiles, porque las condiciones del cuartel actual no son de recibo», según apunta Nicolás. «Ningún organismo público lo admitiría para sí, no sé por qué tenemos que hacer que un cuerpo tan abnegado, que siempre está cuando se le necesita, lo tengamos que estar penalizando porque sonl guardias civiles y no se quejan».
Es por ello que, como sentencia, «esto se tiene que resolver y ya».