El párkinson afecta a unas 7.000 personas en la región

Á. de la Paz
-

La asociación CAP Toledo, que atiende a unas 30 personas al día y cuenta con 160 familias asociadas, reúne a la alcaldesa Tolón y el consejero de Sanidad en el día mundial de la enfermedad

El párkinson afecta a unas 7.000 personas en la región - Foto: David Pérez

La sede de la Asociación de Párkinson de Toledo (CAP Toledo) acogió la celebración del día mundial de esta enfermedad, una dolencia «crónica y progresiva», según la definió su presidenta María Ángeles González, para la que aún no existe una cura definitiva y cuyos tratamientos terapéuticos sirven para mitigar los efectos que causa en la movilidad de los pacientes y mejorar su calidad de vida. El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, y la alcaldesa de la ciudad, Milagros Tolón, visitaron el centro desde el que CAP Toledo realiza su labor en favor de los afectados por la dolencia y sus cuidadores. La asociación, fundada hace seis años, conmemoró la efeméride, un año más, con la iniciativa ‘Apadrina un tulipán’. La propuesta busca recaudar fondos con la venta de flores.
Fernández Sanz estimó en 7.000 los pacientes que sufren la enfermedad en el territorio de Castilla-La Mancha, aunque aseguró que probablemente la cifra real sea mayor por el «infradiagnóstico» en buena parte de los casos. «En el párkinson, los síntomas son a veces muy evidentes, como el temblor, pero a veces no son tan evidentes y se sufren dentro de los parámetros de otras enfermedades como la depresión o el insomnio», explicó el responsable regional de salud. Según las cifras ofrecidas, en el ámbito nacional hay alrededor 170.000 afectados y en todo el planeta se calculan unos siete millones de enfermos por este trastorno del movimiento.
«Es una enfermedad claramente diferenciada del resto de las neurodegenerativas a la que hay que dimensionar y dotarla de recursos», apuntó el consejero. El titular de la cartera de Sanidad abordó la importancia que tiene el ámbito quirúrgico en el tratamiento terapéutico de la dolencia y se mostró convencido de que el párkinson «va a tener mejor solución a lo largo del tiempo ayudado por la investigación que se está haciendo en el campo de la cirugía». Fernández Sanz felicitó a las asociaciones dedicadas a este trastorno por su trabajo diario y «su tarea de divulgación y de ayuda a otras personas a las que se les diagnostica la enfermedad».
Desde la Consejería «ponen a los mejores expertos y profesionales tanto de enfermería como médicos» a disposición de los pacientes y sus familias. Fernández Sanz recordó que la Junta ha creado una unidad de salud neurodegenerativa dentro de la Escuela de Salud y Cuidados de Castilla-La Mancha y remarcó la importancia que tienen el «diagnóstico, el tratamiento y, sobre todo, la investigación».
La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, se refirió al párkinson como la segunda enfermedad neurodegenerativa que más afectados provoca, después del alzheimer. La primera edil pidió visibilizar «un problema que existe y que afecta en edades tempranas». Tolón aplaudió la labor de CAP Toledo, atendiendo a una media de 30 personas diarias y contando con más de 160 familias asociadas pueden disfrutar de los servicios de un centro de día. «La asociación ha ido cogiendo músculo social», dijo la regidora, quien evidenció su satisfacción por la importante red de asociaciones social que trabajan en la ciudad «y ayudan a los enfermos y las familias a superar las dificultades y para que el día a día les sea mucho más fácil». La alcaldesa reconoció también el desempeño de los ocho trabajadores del centro. 
PROGRAMAS. González explicó que la principal «novedad» en CAP Toledo durante el último año ha sido la puesta en marcha «de un nuevo programa de estimulación cognitiva junto con la Universidad de La Rioja que facilita el trabajo porque ajusta mejor las terapias y las actividades programadas». La presidenta, además, citó la implantación de una técnica nueva entre los pacientes «que mejora el equilibro, la atención y la coordinación», el desarrollo de un «nuevo programa de apoyo al cuidador», la contratación de un trabajador social y la adquisición, gracias a una subvención pública, de tres ordenadores.