El Ejecutivo promete a Bruselas un incremento de impuestos

Agencias
-
El Gobierno promete a Bruselas un incremento de impuestos - Foto: Oscar Cañas - Europa Press

El Gobierno prevé que el paro baje del 10% en 2022 y que la deuda pública baje del 90% del PIB en ese año. La presión fiscal aumentará al 37,2% en el periodo, unos 26.000 millones más de impuestos en cuatro años

El Gobierno mantiene sus previsiones de crecimiento pero estima que el paro no bajará del 10% hasta el año 2022, ejercicio para el que aplaza el lograr equilibrio presupuestario, ya que contempla un déficit del 2% este ejercicio, del 1,1% en 2020 y del 0,4% en 2021. La presión fiscal en el periodo se elevará en unos 26.000 millones de euros, hasta el 37,2%. 
Así se desprende del Programa de Estabilidad 2019-2022 remitido por el Ejecutivo a Bruselas, en el que prevé que España siga registrando tasas de crecimiento y de creación de empleo superiores a las esperadas para el conjunto de la zona euro, pero más moderadas que en años anteriores, con un crecimiento del PIB para 2019 del 2,2%, del 1,9% en 2020 y del 1,8% en 2021 y 2022. 
"Todo apunta a que España se mantendrá en una senda de crecimiento económico en los próximos años que tenderá a converger hacia la tasa de crecimiento potencial del 1,8%", asegura el Gobierno en el documento, en el que subraya que, además de lograr mantener una senda de crecimiento económico "financieramente estable", es preciso aprovechar la actual coyuntura económica favorable para "sentar las bases de un crecimiento inclusivo y sostenible a medio plazo desde el punto de vista medioambiental y social". 

 

Equilibrio presupuestario en 2022

Respecto a la estrategia fiscal, asegura que "el esfuerzo de consolidación fiscal se mantendrá hasta 2022 mediante un conjunto de medidas fiscales cuya tramitación se encuentra en un estado avanzado", previéndose una progresiva reducción del déficit desde el 2,5% registrado en 2018 hasta el 2% en 2019, el 1,1% en 2020, el 0,4% en 2021 y una situación de equilibrio en 2022. 
Desde 2019 se registrarán superávits primarios, lo que permitirá acelerar el ritmo de reducción de la ratio de deuda pública sobre PIB, hasta situarse por debajo del 90% al final del horizonte de previsión. 
En detalle, prevé que la ratio de deuda pública sobre PIB baje 1,2 puntos porcentuales este año, hasta el 95,8%, y continúe su reducción al bajar al 94% del PIB en 2020, al 91,4% en 2021 y al 88,7% en 2022, con una bajada total de 8,4 puntos porcentuales en cuatro años.

 

Aumento de la presión fiscal en 26.000 millones

Según recoge el documento, el Ejecutivo planea un aumento de la presión fiscal para incrementar la capacidad tributaria de las Administraciones Públicas, de forma que se elevará del 35,7% de este año al 37,3% en el año 2022. Esto supone un alza de alrededor de 26.000 millones en el periodo. 

Las medidas recaudatorias se centrar en lograr el objetivo, principalmente, a través de grandes empresas y rentas altas. Con esta fórmula, se pretende incrementar la recaudación tributaria, que en 2018 fue de 141.884 millones de euros, en 14.400 millones. De esta manera, se quedaría en unos 156.284 millones, un 10% más.