Un paseo de leyenda de la mano de Carlos

I.G.Villota
-
Un paseo de leyenda de la mano de Carlos - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

La Sala Capitular del Ayuntamiento acoge la presentación del libro 'Toledo mágico y misterioso' de Carlos Dueñas Rey, un recorrido por la ciudad con «el toledanismo como territorio narrativo»

No soy escritor, ni historiador, ni periodista. No soy más que un auxiliar de farmacia». Palabras convertidas en un derroche de humildad. Las pronunció Carlos Dueñas Rey, autor de ‘Toledo mágico y misterioso’, el libro presentado ayer en la imponente Sala Capitular del Ayuntamiento. Un recorrido por la ciudad, a través de sus leyendas, con «el toledanismo como territorio narrativo», como señaló la alcaldesa. Es el segundo volumen de este escritor toledano, muy conocido en la ciudad al pasar buena parte de su vida tras el mostrador de la farmacia de la calle Hombre de Palo, en el Casco histórico.
Allí le conoció el periodista Javier López en 2011, quien acompañó ayer a la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, en la presentación de un libro que invitaron a leer por su contribución al enriquecimiento de la ciudad.
«Cada vez que presento un libro sobre Toledo me siento feliz», confesó Tolón, quien se comprometió con el autor, en un encuentro fortuito por las calles del Casco a presentar su segunda obra tras el éxito de la primera, titulada ‘Enigmas y misterios de Toledo’. «He comprobado que es usted una mujer de palabra», agradeció el autor, añadiendo que «no fue posible resumir toda la historia de Toledo», lo que propició esta segunda obra.
Fue Javier quien explicó que él había descubierto los entresijos de Toledo gracias a los paseos con Carlos. De su mano se topó con la leyenda de Hombre de Palo, con una visita exhaustiva por la Catedral y un hermoso recorrido por los cobertizos. «Invito a todos a que lean el libro y paseen por Toledo con Carlos», comentó.
En esta segunda entrega, los lectores se encontrarán con Santa Teresa, Juana «la Loca», Alfonso X o Santa Beatriz de Silva. «Toledo ha tenido personajes tan importantes que darían ellos solos para escribir un libro», comentó el escritor.
El texto recorre «el laberinto de las calles de la ciudad», desde la puerta del Cambrón hasta llegar a Zocodover, pasando por santa María la Blanca o San Juan de los Reyes, entre otros espacios, desgranó  el autor.