"Mis documentales acercan la Naturaleza a la sociedad"

Juana Samanes
-

Perfeccionista. Con el foco puesto en la fauna, flora y el medio ambiente, el resultado de sus grabaciones sirve para poner en valor la esencia de la vida

El naturalista y documentalista Joaquín Gutiérrez Acha (d).

Como en trabajos anteriores muy aplaudidos como Guadalquivir o Cantábrico, Joaquín Gutiérrez Acha vuelve a acercar la Naturaleza de nuestro país, tremendamente desconocida, en su magnífico documental Dehesa. El bosque del lince ibérico. Un trabajo que ofrece imágenes impactantes de animales de tierra, aire y agua, que pueblan nuestros territorios. 


¿Qué se entiende por Dehesa y dónde la encontramos en España? 
Es un ecosistema, entendido como el bosque intervenido por el hombre. No hay una sino varias dehesas en la península ibérica: en Castilla y León, Castilla-La Mancha, Andalucía, Extremadura y también en Portugal, porque esta es una coproducción entre ambos países. A simple vista parecen parajes despoblados, pero tienen una vida increíble en su interior.


Acostumbrados a contemplar documentales de animales que viven en África, asombra que no conozcamos la cantidad de especies que componen la fauna que tenemos tan cercana.
Así es. Piensa que la dehesa de la Península Ibérica es el ecosistema con la mayor diversidad de Europa. No solo son osos, lobos y ciervos, sino implica a los pequeños vertebrados, la fauna diminuta, vegetales y flores. Creo que ofrecemos una imagen de la dehesa poco vista hasta el momento, ya que parece un sitio despoblado donde pasan los rebaños de ovejas o cerdos ibéricos. 


En su grabación desfilan animales de tierra, de aire, que viven en el agua, pero también muy pequeños. ¿Estos han sido los más difíciles de filmar? ¿Cómo lo han logrado?
Para estos utilizamos técnicas de macrofotografía, y lo conseguimos a base de observar mucho entre la hierba, porque algunos se camuflan perfectamente con la Naturaleza como la araña cangrejo. Una vez que los encontramos, montamos el equipo y a esperar qué hacen esos insectos. Casi todos los animales de la dehesa son muy cautos, precisamente porque viven cerca del hombre.


Ha conseguido imágenes espectaculares. ¿Cuánto ha tardado en preparar el rodaje, montaje...?
Casi tres años en total. Algo más de dos años de rodaje, otro únicamente para el montaje, la música y la edición. 


El lince ibérico es uno de los protagonistas. Fue una especie que estuvo a punto de extinguirse. ¿Cómo se consiguió recuperarla y cuántos hay en España?
El lince ya ha superado el momento más crítico de ser uno de los felinos más escasos del mundo. Pero hace unos años, gracias sobre todo a la Junta de Andalucía, se consiguió recuperar. Y ahora hay linces en otras zonas de España.


Algunas veces se ha acusado a naturalistas, incluso a Rodríguez de la Fuente, de preparar imágenes para luego rodarlas. ¿Usted lo ha hecho en algún momento?
Yo nunca escondo nada. Es cierto que, en algunos momentos, tienes que recurrir al control de ese animal en situaciones extremas porque prima la historia sobre el documento. Pero en este documental todo discurrió de forma muy natural.