Atienden en el hospital a una anciana con el nombre de otra

J.M.
-

La residencia de ancianos avisó a los familiares de que la interna iba a urgencias del Hospital Virgen de la Salud. Esperaron cinco horas los resultados. Más tarde, se enteraron de que la abuela había estado bien. La paciente era otra anciana

Atienden en el hospital a una anciana con el nombre de otra - Foto: ï»David Pérez

David Sánchez se despertó sobresaltado la madrugada del 29 al 30 de julio. Le avisaban hacia la 1:30 de la noche de que su abuela Gregoria, de 97 años, iba de la residencia de ancianos a urgencias del Hospital Virgen de la Salud a causa de fiebre alta y diarrea. Junto con su madre, aguardó cinco horas en el centro hospitalario las noticias del estado de salud de su familiar. Hacia las 6:30 de la mañana, la médico les pormenorizó las pruebas realizadas y la decisión de que la mujer fuera de regreso al asilo. Madre e hijo regresaban a casa a las ocho de la mañana con el susto en el cuerpo. Tres horas más tarde, se transmutó en enfado cuando la residencia les informó de que había sido una confusión: la paciente no era su abuela sino otra interna.
Así lo relata a este diario la familia. "Estamos muy enfadados. Por lo menos que la gente sepa lo que ha ocurrido", asegura a este diario David, de 51 años, enojado por la confusión de la residencia de ancianos. El nieto recuerda cómo su madre sufrió durante esas cinco horas por la salud de su progenitora. "Me parece fortísimo", apostilla este hombre, quien se tomó el día libre en el trabajo.
La paciente ingresó por confusión bajo el nombre de su abuela y, por lo tanto, como señala, con el historial clínico equivocado. "La familia de ella no sabía que ella estaba ahí", reflexiona David, cuya madre visitó ayer a la abuela Gregoria en la residencia de ancianos. Cuando el asilo descubrió la confusión, esta anciana de 97 años estaba en la peluquería, ajena a que su hija y su nieto se habían llevado el susto de sus vidas.