Agroalimentarios y semifacturas tiran de la exportación

Álvaro de la Paz
-
Agroalimentarios y semifacturas tiran de la exportación - Foto: David Perez

El sector del queso, el aceite y el vino acapara más del 35% de las ventas desde Toledo al exterior. La industria aporta, especialmente la química, otro tercio del total

La venta de referencias agroalimentarias generó una facturación de 658 millones de euros durante 2018 a las empresas toledanas del sector. Este apartado volvió a destacar como el más importante en la provincia y el resto de la región. Productos como el vino, el aceite o el queso, además de la exportación de carnes y otros géneros gastronómicos, contribuyeron a elevar el montante de las ventas. El dato es el mejor de la serie histórica y mantiene la tendencia creciente desde 2015. La comparación de la cifra actual con la de 2012, cuando apenas se facturaron 400 millones, evidencia la importancia de la alimentación como punta de lanza en mercados ajenos.
Dentro de este capítulo sobresalió la venta de productos cárnicos, cuyo acumulado rozó los 201 millones de euros durante el año pasado. Las bebidas, apartado que incluye el vino, rozó los 146 millones. Aunque el dato es positivo, empeora los 153 millones de 2017 y se mantiene en unos valores muy parejos a los que se vienen registrando desde 2014. El vino es importante para Toledo, pero su influencia es mucho más reducida que en Ciudad Real. En la provincia del sur de la región recibieron en 2018 más de 635 millones por su vino, entre otros líquidos. Las exportaciones de caldos (principalmente este producto) de Albacete, con 153,3 millones, también superaron las toledanas. En el apartado de lácteos y huevos se recogieron unos 47 millones. Las grasas y aceites rebasaron los 100 millones y las frutas, hortalizas y legumbres más de 27 millones.
Las semifacturas aportaron casi 605 millones de facturación a lo largo de 2018, un 32,5% del total de lo exportado. En este grupo de productos destacan los de origen químico, por cuyo comercio se generaron casi 253 millones. Por el apartado de otras semifacturas los ingresos ascendieron a 267 millones; por otros bienes de equipo, 180 millones y por maquinaría industrial, más de 103 millones.
Respecto a otros mercados tradicionales del tejido empresarial toledano, cabe destacar que el calzado aportó casi 40 millones a las exportaciones, los textiles y la confección sumaron algo más de 87 millones y se vendieron muebles por valor inferior a 14 millones.