El acusado de atropellar a 3 jóvenes reconoce que se durmió

Leticia G. Colao
-
El acusado de atropellar a 3 jóvenes reconoce que se durmió

Tras admitir los hechos, el Ministerio Fiscal mantiene la pena de cuatro años de prisión pero la modifica para que los delitos puedan penarse por separado lo que podría suponer su suspensión y que finalmente no entrara en la cárcel

El acusado de atropellar a cuatro menores de edad el 22 de noviembre de 2014 en la carretera TO-3927, dentro del término municipal de Novés, ha reconocido hoy los hechos ante elJuzgado de lo Penal número 3 de Talavera, donde se le juzgó por tres delitos de homicidio por imprudencia grave y uno de lesiones por imprudencia grave, por el que se enfrenta a cuatro años de prisión y seis años de prohibición de conducción.
D.D.G., con 30 años de edad en el momento del atropello en el que perdieron la vida tres adolescentes de Fuensalida de 12,15 y 16 años, y un cuarto de 17 resultó herido de gravedad con lesiones que le han postrado en una silla de ruedas, ha reconocido ante el tribunal presidido por la jueza Marta Vicente, «que se quedó dormido» invadiendo el carril contrario al de circulación por cuyo arcén andaban los cuatro jóvenes. Estos estaban acompañados de un quinto que resultó herido únicamente en el antepié izquierdo.
El acusado ha ratificado su declaración, en la que aseguró que la noche anterior estuvo jugando al fútbol y consumiendo alcohol -seis botes de cerveza- entre las 12 y las 2,30 horas de la madrugada, momento en el que se fue a dormir. A las 6,50 horas su madre le despertó tras quedarse dormido y cogió el coche por la carretera que une Torrijos y Fuensalida para ir a trabajar, donde tuvo lugar el fatal suceso.
Durante su declaración, los abogados de la acusación han insistido en que el accidente tuvo lugar en un tramo recto, de probada visibilidad y sin ningún obstáculo, algo que ha reconocido el acusado.
Mientras, los dos guardias civiles que han testificado y han ratificado los datos del informe técnico del accidente, confirmaron que el vehículo circulaba a 76 kilómetros por hora en el momento del accidente mientras que las pruebas de alcohol que le practicaron dieron niveles de 0,29 y 0,26 miligramos de alcohol en sangre. Los mismos efectivos aseguraron que, según revela el informe técnico y pericial, la causa del atropello y de la pérdida del control del acusado fue «la falta de sueño» ya que durmió poco más de tres horas, además de que el periodo de sueño después de ingerir alcohol «es de peor calidad» e incluso puede verse interrumpido.
También comparecieron mediante videoconferencia tres agentes de la Unidad Especial de Investigación de Accidentes de la Guardia Civil, quienes confirmaron que  la falta de sueño «fue determinante» en el accidente así como que los jóvenes atropellados circulaban correctamente, por el carril contrario al del vehículo.
Un representante del Instituto de Medicina Legal, igualmente mediante vídeollamada, ratificó el informe del perito y la gravedad de las lesiones de B.F.N. con la «pérdida de funcionalidad de sus miembros inferiores».elitos individuales.

 

Delitos individuales. Tras los testigos, la representante del Ministerio Fiscal, Arancha García, solicitó el mantenimiento de la pena  de cuatro años de prisión y seis de privación del derecho de conducir vehículos a motor y ciclomotores, aunque ha introducido la modificación en la aplicación de las penas de forma individual tras reconocer el acusado los hechos.
La fiscal indicó que «este reconocimiento, además del arrepentimiento y las condolencias a las familias por parte de su letrado, conlleva un beneficio y es que al penarse por separado los delitos, se le puede suspender la pena porque cada delito individualmente considerado tan solo conlleva una pena de un año de prisión y favorece la posibilidad de la suspensión de la pena, según reconoce el artículo 77 del Código Penal».
Por parte de las acusaciones particulares, insistieron en que se tome en consideración «la gravedad de la imprudencia» a la hora de poner las penas, reclamando el máximo de cuatro años de prisión. Las consecuencias, «trágicas y nefastas», acabaron con la vida de tres adolescentes y cambiaron por completo la del cuarto herido, ahora parapléjico, y que no pudo asistir a las pruebas a las que el Atlético de Madrid le había convocado un mes y medio después del suceso.
En el juzgado se reconoció además el pago de 10.034 euros por parte de la aseguradora al Ayuntamiento de Fuensalida, por los gastos de los sepelios de las tres jóvenes, aunque desde el Consistorio se reclamaron los intereses por la demora en el pago.
El juicio, que duró poco más de una hora, quedó visto para sentencia.