'El Tajo' pide el cierre de la circunvalación para mejorar el acceso al hospital

J. Monroy | TOLEDO
-

La Asociación de Vecinos entiende que las obras de infraestructura viaria tienen que comenzar en paralelo con las del hospital, porque ya hay problemas de circulación en el barrio

jmonroy@diariolatribuna.com

La Asociación de Vecinos El Tajo entiende que ya hay demasiados problemas de tráfico en el Polígono, tanto en su zona residencial, como industrial, y la llegada del nuevo hospital Universitario puede empeorar mucho la situación. Por esa razón, ha pedido al Ayuntamiento que de inmediato comiencen ya las obras de infraestructura viaria, que se deben desarrollar de forma paralela a las propias obras del hospital. Así se lo plantearon ayer los vecinos al concejal de Urbanismo, Teo García, en un encuentro que mantuvieron por la tarde.
García explicó que el proyecto del túnel a urgencias tiene dificultades técnicas y que se baraja como soluciones el acceso desde Las Nieves y el puente de Azucaica.
Los vecinos, explica Víctor Villén, portavoz de la Asociación, comprenden la dificultad del túnel, pero ven dificultades a las dos alternativas. Por un lado, el impacto ambiental alejaría mucho el acceso de Las Nieves. Y el puente no se sabe quién lo pagará, y a qué altura hay que colocarlo para sortear las vías del tren.
Villén reconoce el buen talante y el carácter conciliador del representante municipal, al que los vecinos harán llegar un dossier con una serie de propuestas, que ya dirigieron al Ayuntamiento la pasada legislatura, para paliar los efectos del tráfico con la llegada del hospital. La principal puede ser el cierre de la circunvalación a Toledo desde Las Nieves hasta el cruce de Villaseca, y la conclusión del proyecto de la A-40 hasta Ocaña. Más allá, El Tajo propone otra serie de medidas paliativas internas en el Polígono para mejorar sus entradas y salidas y quitar peso de coches de la zona del hospital.

Vivienda social. En la reunión, García explicó a los vecinos la idea del Ayuntamiento de acercar los barrios del Polígono y Santa Bárbara, algo que se podría hacer con dinero europeo. Pero, sobre todo, abordaron la situación de las viviendas sociales del barrio.
Vecinos y Ayuntamiento ya se han reunido con representantes de la Consejería de Fomento y todos parecen aceptar ya la propuesta vecinal para crear un grupo de gestión, quizás la EMV o Gicamán, que acometa la gestión de las viviendas, el cobro de la comunidad y la asistencia social. Más allá, El Tajo entiende que Toledo tendrá que seguir acogiendo vivienda social, pero espera que se reparta por todos los barrios de la ciudad, y se huya de macrourbanizaciones como las que hay en el Polígono.