«De persona hombre a personas mujeres»

Á.P.G
-
«De persona hombre a personas mujeres» - Foto: Yolanda Redondo

El autor talaverano Antolín Pulido presenta en la Biblioteca de Castilla-La Mancha sus nueve obras publicadas, un compendio que incluye títulos sobre la guerra y el activismo social

Antolín Pulido dice ser de Talavera del Tajo, topónimo oficial de la ciudad de la cerámica durante los pocos años de vigencia de la II República. Es autor de nuevo obras, la última Nosotras: poética por la equidad humana, «una persona hombre hablando de personas mujeres», según explica el escribidor, por aquello de hacerlo «mucho y mal» de un texto que reivindica la igualdad entre sexos.
Pulido llegó a la Biblioteca de Castilla-La Mancha acompañado de una maleta con ejemplares de su bibliografía. Sus libros no se venden ni están disponibles en bibliotecas. Llama a los presentes en la sala a descargarlos de internet. Y habla de censura, de la que sufre desde que denunciara en los años noventa las ventas de armamento del Gobierno español a los contendientes en la Guerra de Yugoslavia. 
«Es una censura no tácita, un ‘no, bueno, ya veremos’», cuenta sobre la actuación de las editoriales con sus obras. Ahora las publica en Alemania. Esta fórmula, también online, permite consultar su trilogía La memoria de los nadie sobre el conflicto que desangró los Balcanes. Los tres volúmenes, «duros y en primera persona» abordan la realidad de una guerra cruel en la que Europa también se vio implicada.
El periplo vital de Pulido tiene sus primeros pasajes en su Talavera natal, continúa en Cuba y sigue en multitud de rincones de todo el planeta. Ha desarrollado su labor profesional en los campos de la mediación en conflictos bélicos y en la cooperación al desarrollo. «Hablo del tráfico de órganos, del tráfico de niños, de prostitución, del coltán», enumera.
Cuba acogió al talaverano y allí aprendió de «don Mario» Benedetti. Cuenta Pulido que el gran poeta le animó a escribir y vaticinó que las letras le terminarían acompañando. El autor toma a su propio estilo con distancia. «Mi forma de escribir es a tirón», cuenta. Asegura haber firmado 900 páginas en tres meses, recordando dónde «lo había dejado antes de parar y retomándolo un momento después».
Nosotras: poética por la equidad humana es un alegato de lucha feminista. Pulido rechaza el 8M y su visión festiva y aislada. «El 8M si es todos los días, si no, no vale», proclama. En esta obra «hay cuentos de niñas que se enamoran de otras niñas; nadie escribe de esto».
Durante su intervención, Pulido desgranó algunos capítulos vitales, como aquel encuentro «en los bajos fondos» con Billy el Niño, policía torturador del tardofranquismo que le pegó en la extinta Dirección General de Seguridad de la Puerta del Sol de Madrid.
Clama el escribidor contra los «Gobiernos corruptos», entre ellos los españoles. Habla a su público a través de los diferentes pérfiles en redes sociales que va creando después de que le borren el inmediatamente anterior. Explica Pulido que cada día, entre las 20.00 y las 20.15 horas, lee desde su cuenta de Facebook «trocitos de sus libros». Su compromiso es con la lucha, con los camaradas perdidos, con las andanzas en conflictos desconocidos alrededor del globo, aunque no siente apego alguno «con el artisterío pequeño burgués».