Los taxistas mantienen el pulso

Agencias
-

La huelga de los conductores colapsa Barcelona y Madrid con la exigencia de regularizar las VTC con medidas drásticas como la precontratación del servicio con un mínimo de seis horas y el ajuste de licencias a lo que marca la ley

Los taxistas mantienen el pulso - Foto: Enric Fontcuberta

El sector del taxi de Madrid y Barcelona está en pie de guerra reivindicando una regulación inmediata de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), sobre todo, en lo relativo a los tiempos de antelación en la precontratación de las nuevas plataformas.
En este sentido, mientras el gremio madrileño se reunió con el presidente de la Comunidad, Ángel Garrido en una cita que concluyó sin acuerdo, el colectivo se concentró en la Puerta del Sol para advertir de que no van a dar «ni un paso atrás» hasta conseguir sus demandas. 
Durante la protesta, el sector lanzó consignas como «Guerra, guerra, guerra», «Ni un paso atrás» y «Manos arriba, esto es un atraco».  
Los portavoces de las asociaciones de taxistas señalaron que el paro continúa tras la reunión con el Gobierno regional porque ven «insuficiente» el planteamiento de la Comunidad de Madrid. 
El principal escollo es la exigencia de los taxistas de contar con una ley que regule la precontratación y los tiempos para la misma en la VTC en al menos seis horas. 
Frente a ello, la Comunidad de Madrid no quiso entrar en esa cuestión y optó por delegar a los ayuntamientos la precontratación. 
No obstante, el Gobierno regional manifestó que remitirá al sector un borrador de modificación de normativa a las asociaciones responderán a la propuesta con sus alegaciones, aunque todo apunta a un largo conflicto. 
Mientras, en Cataluña, el consejero de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet, abrió la puerta a retrasar la aprobación del decreto que prepara el Ejecutivo autonómico para regular los vehículos VTC, pero  pidió a ambas partes negociar «sin chantajes».
Durante las protestas, unos chóferes congregados en Atocha insultaron al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tras su llegada a la estación al grito de «¡Fuera, fuera!», «¡Eres un golfo!», «¡A la puta calle!» o «¡Eres un traidor!» por defender que los ciudadanos tienen derecho a elegir si se desplazan en un taxi o en un vehículo VTC.
Además, la hermana del piloto de Fórmula Uno, Carlos Sainz, e hija del campeón del Dakar Carlos Sainz, sufrió una agresión de «un taxista que les tiró una piedra mientras realizaba un trayecto por Madrid».