Vox apela a la unión entre Toledo y Talavera

F.J.R
-
Vox apela a unión Toledo y Talavera de quienes les enfrentan - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

El presidente provincial de Vox evocó el pasado histórico de la ciudad como un «punto de encuentro» y centró su discurso en un nuevo plan hidrológico nacional que defienda el Tajo y un tren «del siglo XXI»

Casi la mitad del auditorio reunido ayer en Toledo procedía de Talavera y sus comarcas cercanas. La tremenda acogida que tuvo el presidente provincial de Vox, el talaverano Luis Miguel Núñez, así lo evidenció. Más aún se hizo notar cuando se acordó del actual presidente regional, Emiliano García-Page, echándole en cara «la lluvia de millones» que prometió para Talavera y que aún siguen esperando. «La foto y el convite no se los perdió», le reprochó un Luis Miguel Núñez que se acordó de todos. De los políticos «caraduras del PSOE», los «cobardes del PP», los «trampantojo y afrancesados de Cs» y los «bolivarianos y filoetarras de Podemos».
A todos ellos les quiso lanzar ayer un mensaje: «La marea verde ha llegado a la Ciudad Imperial». Precisamente, la evocación al pasado centró parte de su discurso para defender la unión entre dos ciudades, Toledo y Talavera, a las que «tratan de enfrentarnos», recordando su historia como punto de encuentro.
Núñez señaló además «dos columnas vertebrales» del mensaje de Vox para la provincia. La primera es la exigencia de un plan hidrológico nacional que permita llevar el agua de las cuencas con excedente a las que no lo tienen y recuperar la calidad del agua del Tajo.
El segundo pilar invocado ayer por el líder provincial fue el tren. Una herramienta, señaló, hecha para unir, que para nosotros se ha convertido en «un muro infranqueable». Por ello, defendió para la provincia la necesidad de contar con un tren «del siglo XXI» que permita la unión con Extremadura y Portugal.
Conservar y preservar las tradiciones, la Semana Santa, la tauromaquia y la caza tampoco escaparon de sus reclamaciones.
800 afiliados. No quiso pasar Núñez la oportunidad de destacar que Vox cuenta ya con 800 afiliados en la provincia. Se acordó de «mis locos, bendita locura», cuando «nadie daba un duro por nosotros», así como de «mi talaverano favorito», el joven Manuel Mariscal, motor de la campaña del partido y un éxito en las redes sociales.
Por último, cerró su intervención con un aviso a navegantes. Nunca mejor dicho, ya que afirmó que ahora «a este barco se quieren subir todos» pero que Vox tiene ya identificadas «a las ratas».