Quirónsalud ofrece una Unidad de Cardiología integral

C.M
-
Quirónsalud ofrece una Unidad de Cardiología integral - Foto: Yolanda Lancha

Al servicio se ha incorporado un equipo de prestigiosos cardiólogos que dispensará una atención integral al paciente cardiológico, incluyendo desde el diagnóstico a pruebas complementarias y hospitalización

Roberto Martín Reyes, jefe de Servicio de Cardiología Clínica e Intervencionista del Hospital La Luz y del Hospital Quirónsalud Sur, ha sido el profesional elegido para dirigir la nueva Unidad Integral de Cardiología del Hospital Quirónsalud Toledo. Apoyado por un equipo de «prestigiosos profesionales» -entre los que figura el doctor Mario Baquero, el especialista en arritmias Juan Benezet Mazuecos, o la doctora Irene Narváez-, este servicio de salud privado oferta «una cartera completa e integral de servicios que incluye desde chequeos preventivos, a todo tipo de pruebas diagnósticas y hospitalización en los casos que se requiera».
José Carlos Mellado, como director gerente del Hospital Quirónsalud, presentó este nuevo servicio apreciando la «transformación» del centro, tanto en infraestructuras y equipamiento, como en la integración de «profesionales de la cardiología que son referentes y que, sobre todo, son el futuro nacional».
Por ello, e indicando que esta nueva apuesta «va más allá de lo que tenía Toledo», el director destacó las virtudes de una unidad que  contará «con una consulta de alta resolución» provista del equipamiento necesario para la realización desde un electrocardiograma, a la instalación de holter, pruebas de esfuerzo o TAC coronario. Todo «para ofrecer un rápido diagnóstico y valorar el tratamiento más adecuado en cada caso».
De hecho, en el caso de que haya que realizar alguna prueba específica «de la que no dispongamos, podremos llevarla a cabo en dos de los hospitales de referencia en Cardiología, La Luz y Quirónsalud Sur» manteniendo, eso sí, «siempre el seguimiento y control por parte de su cardiólogo de referencia aquí en Toledo». En este punto, añadió Roberto Martín Reyes que este servicio asistencial « está organizado en torno a un equipo de profesionales que abarca todas las técnicas», por lo que el paciente «estará siempre supervisado por el mismo equipo» porque se trata de ofrecer «una continuidad asistencial» refrendada con «todos lo medios y con las mejores tecnologías» y apostando «decididamente por la hospitalización como una ventaja» a la hora de realizar ciertas pruebas más invasivas.
Tomó la palabra Mario Baquero, profesional con una amplia experiencia en el Hospital Provincial de Toledo atendiendo a pacientes ingresados y gestionando una consulta de alta resolución de Cardiología, para asegurar que la unidad creada «tiene la misión de ofrecer un servicio de calidad altamente especializado» que «se centra en el paciente y en la asistencia en un ámbito hospitalario», lo que permite un «seguimiento continuado a lo largo de todo el proceso».
Firma defensor de «la relación médico-paciente», este especialista aseguró «la elección de una cardiólogo de referencia», algo que «en la atención pública no siempre es posible debido a la masificación». Además, y gracias a que siempre estará disponible algún cardiólogo del equipo, apuntó que este servicio estará en constante coordinación con el área de oncología porque, en ocasiones, «estos pacientes se ven afectados por una cardiotoxicidad».
Sobre las cifras relativas a las enfermedades cardiovasculares, señalar que son la primera causa de muerte en España. Según los últimos datos publicados por la Fundación Española del Corazón, en 2017 fallecieron por un infarto de miocardio 32.000 personas en 2017, y otras 37.000 murieron ese mismo año por otras enfermedades relacionadas con el corazón.


Cardiología Deportiva. La nueva unidad apuesta, además, por reforzar la prevención cardiovascular y la puesta en marcha de un servicio específico de cardiología deportiva destinado, apuntó Baquero, a las personas «que quieran incorporarse a la práctica de algún ejercicio de intensidad» sin haberlo realizado antes, o tras un periodo prolongado de sedentarismo.
No en vano, el cardiólogo consideró la importancia de realizarse «chequeos para descartar alguna patología o limitación sin diagnosticar» que deberían complementarse, citó, con una valoración profesional de «la intensidad, modo y duración adecuada de la actividad para realizarla con seguridad y sin riesgos».
Además de esta medidas, recomendó el seguimiento de una dieta mediterránea, el control de la obesidad y la diabetes, y la realización de una actividad física moderada y continuada para prevenir enfermedades cardiovasculares