Juncker tilda el Brexit de "pérdida de tiempo y energía"

EFE
-

El mandatario de la CE lamenta haber que la salida del Reino Unido del bloque comunitario haya acaparado tantos plenos del organismo y aún no se haya encontrado solución pese a los esfuerzos de Bruselas e insiste en que la 'llave' está en Westminster

Juncker tilda el Brexit de "pérdida de tiempo y energía" - Foto: FRANCOIS LENOIR

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, definió este martes el proceso del Brexit como una "pérdida de tiempo y de energía" y lamentó haber pasado tanto tiempo de su mandato en el Ejecutivo comunitario debatiendo este asunto y no otras prioridades europeas.
En un debate en el Parlamento Europeo (PE) sobre los resultados de la última cumbre europea, posiblemente el último en el que Juncker y su homólogo en el Consejo Europeo, Donald Tusk, informarán a los eurodiputados sobre este tema, el Brexit acaparó el protagonismo tras los últimos acontecimientos en Londres, que aún no ha ratificado el pacto.
Juncker aseguró que se trata del pleno número 105 al que ha asistido durante su mandato y lamentó que "en muchos de ellos" se haya tenido que debatir la salida británica de la Unión.
"De verdad es doloroso gastar tanto tiempo en este mandato lidiando con el Brexit cuando yo no he pensado en otra cosa que en cómo la Unión Europea puede hacer las cosas mejor para sus ciudadanos. Es una pérdida de tiempo y energía", criticó el luxemburgués.
Juncker afirmó que la Comisión que preside ha trabajado "sin descanso" para negociar un acuerdo con el Reino Unido que respete la decisión británica de dejar el bloque comunitario, un texto que, apuntó, "aborda todas las demandas del Parlamento Europeo".
"Siempre lamentaré la decisión británica de salir de la Unión, pero hemos hecho todo en nuestra mano para asegurar que esta salida es ordenada", señaló.
Juncker instó a mirar ahora "de cerca" a los acontecimientos en Westminster, donde el Gobierno británico espera poder someter hoy el acuerdo a su primera votación ante la Cámara de los Comunes.
"No es posible, no es imaginable, que este Parlamento ratifique el acuerdo antes de que lo haya hecho Westminster. Primero Londres, luego Bruselas y Estrasburgo", aseguró, ante los aplausos del pleno.
También Tusk señaló que es "obvio" que los próximos pasos en el lado europeo "dependerán de lo que el Parlamento británico decida o no decida" y consideró que la situación es "bastante compleja" tras la petición del Reino Unido de prorrogar el Brexit una vez más.
El presidente del Consejo Europeo afirmó que está consultando a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE sobre cómo proceder y tomará una decisión en los próximos días. Además, insistió en que un escenario de Brexit sin acuerdo "nunca será la responsabilidad de la UE" y que el bloque comunitario debe estar preparado para cualquier escenario.
El Parlamento Europeo ha descartado de momento celebrar esta semana la votación para ratificar el acuerdo del Brexit alcanzado entre la Unión Europea y el Gobierno británico, después de que el presidente del Parlamento británico haya impedido votar este lunes el pacto en Londres.

 

"Luchar contra los nacionalismos estúpidos"

Jean-Claude Juncker también avisó este martes a la Eurocámara de que la Unión Europea (UE) solo saldrá adelante si actúa de forma unida y instó a luchar contra "los nacionalismos estúpidos y estrechos de miras" en el continente.
"Cuidad de Europa. Y combatid con todas vuestras fuerzas los nacionalismos estúpidos y cerrados de miras. ¡Viva Europa!", concluyó Juncker su discurso, que puso en pie a la mayor parte de los eurodiputados presentes en el pleno en Estrasburgo.
Se trata de su despedida ante el Parlamento Europeo (PE) antes de dejar paso a la alemana Ursula von der Leyen, un relevo que sin embargo se ha pospuesto al menos un mes, desde el 1 de noviembre previsto, por el retraso del nuevo Ejecutivo en obtener el respaldo parlamentario.
El político luxemburgués, de 64 años y que inició su mandato de cinco años en noviembre de 2014, repasó los principales hitos de su trabajo al frente del Ejecutivo comunitario y también las grandes decepciones, entre las que incluyó el fracaso a la hora de cerrar un nuevo acuerdo con Suiza sobre sus relaciones con la UE, completar la unión bancaria o avanzar en la reunificación de Chipre.
Juncker confesó que cierra su mandato "ni excesivamente alegre ni terriblemente decepcionado" y consideró que "si todo el mundo hubiera trabajado tan duro como la UE", las cosas "estarían mejor".
El presidente del grupo del Partido Popular Europeo, Manfred Weber, formación a la cual pertenece Juncker, se deshizo en halagos para el luxemburgués, de quien afirmó que su principal virtud es alcanzar consensos. "Ni Donald Trump logró resistirse a tu forma de lograr compromisos", dijo.