Patrimonio asegura que los restos «no tienen interés» para paralizar la obra

latribunadetoledo.es
-

El director general de Cultura de la Junta ha autorizado, a petición del arqueólogo responsable de la intervención, la ampliación del plazo de excavación para «completar datos del informe»

Patrimonio asegura que los restos «no tienen interés» para paralizar la obra

Mientras desde el Consistorio de la ciudad prefieren seguir la estrategia del silencio en torno al proceso y a las labores emprendidas tras la aparición de un conjunto de restos arqueológicos en el espacio en el que va a instalarse la fuente de agua pensada por Cristina Iglesias para la Plaza del Ayuntamiento, el director general de Cultura no ha tenido inconveniente en informar sobre este asunto y el procedimiento a seguir en esta intervención urbanística que, hay que recordar, cuenta con fecha de inauguración para el próximo día 7 de abril.
De hecho, aseguró que el arqueólogo - Antonio Gómez Laguna- envió a la Consejería el informe preliminar  de los trabajos a mediados del pasado mes de diciembre, documento en el que «se nos documentaba el hallazgo de muros de época medieval» que, apreció, «vienen a corroborar las informaciones que ya teníamos sobre la Plaza del Ayuntamiento». Un espacio que se allanó en su día y que propició que las edificaciones existentes quedaran por debajo de la plaza actual.
Por ello, y afirmando que en este caso «los restos no tienen un interés como para poder paralizar  la obra» o incluso para aconsejar un posible «replanteamiento del proyecto» previsto, Javier Morales consideró que «lo importante en estos casos es documentar la aparición de esos muros y estructuras que, con otros que han aparecido en otras ocasiones», son esenciales «para trazar la trama urbana medieval que había en la zona».
En este sentido, desde la dirección general de Patrimonio se ha concedido una ampliación en el plazo destinado a los trabajos arqueológicos porque el responsable de estas labores «así lo solicitó para poder ampliar los datos» que formarán parte del informe en el que se dará cuenta de la investigación realizada y de las conclusiones y teorías sobre la realidad de los muros y las trazas aparecidas.
El director general de Cultura sí expresó su deseo de que «el hallazgo estuviese bien documentado, tanto con fotografías como con dibujos, para que esta información pase a formar parte de toda la documentación arqueológica de la zona». Un archivo que se va ampliando con cada descubrimiento y que pretende ser contenedor de una suerte de carta arqueológica corroborada.
En cuanto a la falta de actividad de la empresa encargada de acometer las obras necesarias para la instalación de la fuente-escultura, Morales confirmó que la ‘paralización’ de esta actividad tiene unos motivos «ajenos a los trabajos arqueológicos» porque desde su área no se ha puesto «ningún problema de carácter patrimonial» a la ejecución, por lo que parece haberse debido a una decisión de la propia empresa.
Sea como fuere, el responsable regional aseguró que no hay problemas para que la las obras se retomen porque «ya hemos documentado una parte» y, aunque se ha ampliado el periodo de control arqueológico, «se podrían empezar a realizar las labores de cimentación» en la zona.

Lo que ya se sabía. La investigación de Jean Passini sobre el espacio doméstico de Toledo a finales de la Edad Media -publicada en la obra ‘Casas y casas principales urbanas’- confirma la existencia de un área comercial (conocida como Tiendas Nuevas) edificada al final del siglo XIV en el cruce de las calles del Pozo Amargo, San Antolín, San Marcos y Rúa Nueva (actual calle de la ciudad). De hecho, apunta que donde se levanta el Ayuntamiento, y sobre la actual plaza, «el cabildo manda construir, en 1391, ‘las tiendas nuevas, que son quatro’» Los cambios propician que ocho años después las tiendas pasen a ser cinco, mencionándose ya en 1442 una décima tienda.
Estos datos analizados por el investigador hace suponer que los restos aparecidos pertenezcan a estas tiendas y a la estructura urbana conformada en torno a ellas. En este punto, aprecia que en alguna de esas tiendas la puerta de la cámara de arriba daba a la Plaza.