Una cantera de oro

Sergio Miguel
-

El Club Atletismo San Ildefonso cumple esta campaña quince años recibiendo más jóvenes que nunca para seguir incrementando una escuela de la que salió la campeona de España absoluta, Irene Sánchez-Escribano

Una cantera de oro - Foto: David Pérez

Esta temporada es especial para el Club Atletismo San Ildefonso. El equipo rojillo cumple quince años y puede presumir de haber visto pasar por sus escuelas a alrededor de novecientos niños. Y es que la entidad que preside Tomás Sánchez-Escribano es, ante todo, un conjunto de cantera. Una mina de deportistas de la que han salido figuras tan destacadas como la propia Irene Sánchez-Escribano, el pasado verano campeona de España absoluta de 3.000 metros obstáculos en Castellón, y cuyo oro se ha convertido en un imán para atraer aún más repercusión a esta gran formación.
Y es que, además del gran número de jóvenes que han pasado por estas escuelas, cabe destacar «el trabajo que se ha hecho con ellos». No en vano, la apuesta clara por la calidad ha dado sus frutos en un San Ildefonso que puede presumir de haber tenido en sus filas «equipos campeones de España, sobre todo en chicas», como revela el propio presidente. Ésta es otra de sus señas de identidad, la apuesta por el deporte femenino, pero Sánchez-Escribano afirma que «estamos abriendo la espita y cada vez hay más chicos, llevando dos equipos masculinos incluso al Nacional de cross de la pasada campaña».
El San Ildefonso, además de realizar su propia actividad, también colabora con el Patronato Deportivo Municipal de Toledo llevando algunos equipos. En concreto, es el atleta Pedro Vega el que se encarga de capitanearlo y, «aunque no reporte beneficios directos al club, es una cantera más». Además, el cuadro capitalino también tiene firmado un convenio con el Servicio de Deportes de Olías y cuenta con el apoyo de empresas como Neumáticos Espinosa o Librería Taiga, colaboradores importantes para sacar adelante este ilusionante proyecto de base.
Con la temporada prácticamente en sus albores, el club capitalino está recibiendo inscripciones de atletas nuevos para participar en las competiciones del deporte en edad escolar, tanto en su página web como en la propia pista de atletismo. Un goteo de nuevos deportistas que no cesa en todo el año porque los jóvenes van probando disciplinas hasta que toman una decisión definitiva por la que más les atrae.
En este sentido, el atletismo abarca más modalidades que la carrera a pie en todas sus distancias. Y en el San Ildefonso se preocupan por cultivar todas las disciplinas que ofrece la pista en las instalaciones de la Escuela de Gimnasia. «Tenemos lanzadores y saltadores en nuestras filas», señala el presidente del cuadro capitalino.

Los entrenadores. Los comienzos del San Ildefonso hunden sus raíces en la labor de José Luis Carbonell en el colegio Ciudad de Nara, pasando después a hacerse cargo de la coordinación deportiva del San Ildefonso. Ahora, sin él en el organigrama, aunque Tomás Sánchez-Escribano reconoce que le tienen siempre «muy presente», es Alberto Hornillos el que ocupa ese puesto de dirección técnica, contando con la ayuda de Teresa Escobar, Pedro Vega y Asunción Martínez.
Para el presidente, se trata de un cuerpo de entrenadores «solvente, por experiencia y titulación, para dar garantías a los padres de que sus hijos van a estar bien atendidos». Y es que la trayectoria de los técnicos es un aval para el San Ildefonso en su apuesta por fomentar el deporte de calidad entre los pequeños, siempre teniendo en cuenta el tipo de entrenamientos que se programan para ellos. Y es que el trasfondo es que los niños se diviertan y «les guste el atletismo, del que nosotros somos unos apasionados». Para el San Ildefonso, éste es «uno de los secretos» para que un club que puede considerarse una auténtica familia sea al mismo tiempo una cantera de referencia.