La mujer atropellada agradece la labor policial y ciudadana

A de la Paz
-
La vecina atropellada agradece la labor policial y ciudadana - Foto: Yolanda Redondo

Adela y su familia celebran la intervención policial, la ayuda ciudadana y el cariño recibido por parte de la alcaldesa. La paciente, muy dolorida, aguarda su operación

La noche del pasado viernes 8, Adela resultó atropellada a la altura del número 67 de la calle Guadarrama, en el barrio del Polígono. El conductor del vehículo se dio a la fuga. La identificación del responsable del siniestro no se produjo hasta el pasado jueves, cuando fue detenido por la Policía Local. La víctima del violento permanece en el Hospital Virgen de la Salud desde que fue arrollado. Dice seguir estando «muy fastidiada» y señala a los fuertes dolores que tiene en su pierna izquierda. Tanto las dos extremidades inferiores como la pelvis son las zonas más afectadas por el brutal impacto del automóvil.
Adela continuará más tiempo ingresada en el hospital de referencia de la capital regional. La paciente aguarda una intervención quirúrgica pronto. La operación podría producirse en breve, tal vez el próximo lunes si el equipo que ha de acometer la intervención puede reunirse al completo. La complejidad de la cirugía requiere de más personal del habitual. Esta circunstancia ha ido demorando los plazos. El traumatólogo responsable de la recuperación de la vecina de Santa María de Benquerencia calcula en dos o tres el número operaciones que puede llegar a necesitar. Pero si la primera resultara satisfactoria podría ser la única.
«Me ha alegrado», dice Adela sobre la detención de quien la atropelló hace ya más de una semana. Ni la víctima ni sus allegados quieren que «se crucifique» el responsable, sólo buscan una reparación moral y cerrar este episodio doloroso con cierto sentido de la Justicia. «El porrazo es grave y las fracturas también lo son», explica desde su habitación del Virgen de la Salud.
Tanto Adela como sus familiares agradecen el apoyo institucional y ciudadano recibido en los últimos días. La propia afectada y sus más cercanos repiten una y otra vez las gracias a la Policía Local por su diligencia y buen hacer. Además, citan a la alcaldesa Milagros Tolón, quien les ha telefoneado varias veces desde que ocurrió el desafortunado suceso.
El entorno de Adela valora como «muy buena»la labor desempeñada por el equipo de Gobierno municipal; también por las asistencias sanitarias y la investigación policial. Aluden al equipo, a cómo «entre todos se pueden hacer cosas» e intentar evitar estos choques.
«La pierna destrozada» y la pelvis maltrecha son las cicatrices visibles en el cuerpo de Adela. Sus efectos continuarán, desafortunadamente, más tiempo. Pero al dolor físico, tan difícil de llevar, lo mitiga el afecto recibido. Las llamadas de Tolón, la preocupación de la Policía Local e, incluso, la visita que realizó, a título personal, el presidente Emiliano García-Page.