El Real Madrid cumple el trámite

SPC
-
El Real Madrid cumple el trámite - Foto: JAVIER BARBANCHO

El equipo de Solari logra el pase a cuartos a pesar de caer derrotado ante el Leganés, en un partido en el que la tensión y la concentración competitiva la puso el equipo local

Un tanto de Braithwaite premió ayer el orgullo de un Leganés al que despidió en pie y con ovación su afición tras el primer triunfo de su Historia en Butarque ante el Real Madrid, que jugó sin tensión competitiva y con la ventaja de tres goles de la ida de los octavos de Copa del Rey en su cabeza.
Un cuadro merengue apático, sin la concentración necesaria que demanda un encuentro en la élite, condicionado por la clara ventaja conseguida en el Bernabéu, asomó en una noche gélida sobre el campo ‘pepinero’, donde solo el ímpetu de los locales puso emoción.
Isco era el centro de todas las miradas. Tercera titularidad con Solari, siempre en partidos de poca historia, y una nueva oportunidad perdida para rebelarse ante lo que considera una injusticia. Lejos de su mejor forma física, la noche no ayudó.
Y eso que el argentino retocó su sistema para ubicar en su sitio ideal al malagueño. El Madrid pasaba a un 4-2-3-1 con libertad de movimiento para el andaluz a espaldas de Vinícius, el improvisado nueve ante la plaga de lesiones. Apenas conectaron. Isco añoró los movimientos inteligentes de Benzema y la ocasión más clara de la que dispuso la perdonó. Lento en un contragolpe para decidir, disparando contra un defensa.
Segundos después el Real Madrid recibía el castigo. Se venía anunciando por el empuje del Leganés ante una defensa inexistente. Cada balón colgado desde las bandas encontraba un rematador. Inferioridad madridista en estatura y mayor distancia aún en motivación. Sabin Merino lo remataba todo pero no encontraba puerta. Gumbau perdonaba lo imperdonable rematando al aire un balón medido de Eraso a centímetros de la línea de gol y libre de marca.
A la media hora llegaba el contragolpe, de hasta cinco contra tres que iniciaba Vinícius con velocidad y acababa Isco con lentitud, y el tanto local que resucitaba por momentos la eliminatoria. Otro centro lateral y otro remate. En esta ocasión de un punta que aumenta la dinamita del Leganés. Braithwaite al segundo intento marcaba a placer tras la parada de Keylor Navas a Merino.
Era el justo premio a la voluntad, pero ya no hubo más noticias de los de Pellegrino. Apenas un disparo lejano de Bustinza que detuvo bien abajo Navas cerró el primer acto y el Real Madrid anestesió el segundo. Solari, enfadado por lo que veía, introdujo a Ceballos que le daba mayor posesión de balón.
El partido pasó a ser un trámite. La misión se convertía en imposible para un cuadro ‘pepinero’ que daba por bueno su triunfo de honra. Al Real Madrid le faltaba hambre para generar peligro, sin nadie para rematar los centros de Odriozola.
El divorcio entre Solari e Isco se escenificaba a los 68 minutos cuando era sustituido. Ni un gesto. Ni una mirada. Braithwaite acarició el gol que habría encendido la eliminatoria y Merino desperdiciaba la última opción de alimentar el milagro. Fueron instantes de locura inesperada. 
Mientras, Brahim acarició su primer tanto con un balón picado que repelió el poste. El último empuje del Lega con tres claras ocasiones sirvió a Keylor Navas para reivindicar su nivel en otra noche madridista para el olvido.