Hallan la primera y única firma de Fernando de Rojas

Leticia G. Colao
-

El Archivo Municipal de Talavera cuenta desde ayer con un histórico hallazgo, la primera firma autógrafa de Fernando de Rojas, autor de La Celestina y alcalde de Talavera, donde vivió entre 1509 y 1541.El documento está fechado el 18 de junio de 1511

Hallan la primera y única firma de Fernando de Rojas

El Archivo Municipal de Talavera cuenta desde ayer con un histórico hallazgo, la primera y única firma autógrafa de Fernando de Rojas, autor de La Celestina y alcalde de Talavera, donde vivió entre 1509 y 1541. El documento, fechado el 18 de junio de 1511, pertenece a una serie de cajas del Archivo Nobiliario de la casa Villatoya que el Ayuntamiento adquirió hace unos años en una librería en Madrid, «y trata sobre los heredamientos, montes, tierras y otros bienes que son en Bencachón, Aceituna y Sauquillo, para que sea protegido y amparado el derecho que Alonso Fernández Aceituno tiene sobre ellos», leyó el archivero muncipal Rafael Gómez.
En rueda de prensa, ha explicado que hasta la fecha en todos los documentos que se conocían en los que intervenía Fernando de Rojas como actuante oficial «no había aparecido jamás firma ni rúbrica alguna, ni siquiera como alcalde de la ciudad, responsabilidad que tuvo en diversas etapas históricas».  Gómez ha explicado que la fecha de los papeles revela que «no hay la menor duda de que los firmó él», debido a que en aquella época «no había otro bachiller llamado Fernando de Rojas que trabajara para el Ayuntamiento», ha concretado.
«Por fin estamos en condiciones de afirmar que Fernando de Rojas nos dejó su huella más personal: la firma con su nombre y rúbrica. Lo único, hasta la fecha, que personaliza a uno de los grandes escritores de la literatura castellana moderna». Ha añadido que es «un hecho de gran transcendencia que supera las fronteras nacionales».

Hallan la primera y única firma de Fernando de Rojas
Hallan la primera y única firma de Fernando de Rojas - Foto:
El archivero municipal ha indicado que el documento ya fue restaurado en el siglo XIX y consistió en pegar una tira de papel en la doblez medial del documento, que estaba roto y donde aparece la firma, para dar solidez y consistencia al mismo. Esta restauración dejó desajustada la firma y rúbrica de Rojas por la rotura del soporte de papel. El documento consta de 5 páginas contenidas en tres folios; y en el último de ellos está la firma del literato.