10 años de cárcel por intentar matar a un 'sin techo'

La tribuna
-
10 años de cárcel por intentar matar a un 'sin techo'

El acusado, también transeúnte y en prisión provisional desde el pasado 12 de junio de 2017, utilizó una navaja multiusos para agredir a la víctima a quien había conocido ese mismo día

redacción / toledo
La tarde del sábado 10 de junio de 2017 los responsables del albergue que Cáritas tiene en Quintanar de la Orden, conocido como Casa Belén, no sabían porqué ni cómo dos de los ocupantes de este albergue  se veían inmersos en una pelea que acabó con uno de ellos en el hospital de Alcázar de San Juan (Ciudad Real)a causa de las heridas de arma blanca que le asestó A.T.G, que ahora se enfrenta a un juicio por aquellos hechos en el que el Ministerio Fiscal pedirá una pena de diez años de prisión. 
En la mañana de hoy, 13 de marzo, la Audiencia Provincial acogerá el juicio en el que se reproducirán los hechos para determinar la culpabilidad de A.T.G que fue detenido el mismo día en que intentó asesinar a J.M.G. e ingresado en prisión provisional dos días después.
Según relata el escrito del fiscal, la tarde de los hechos, el acusado  se dirigió hacia el albergue sobre las 20,30 horas en busca de su víctima J.M.G. «al que había conocido ese mismo día, transeúnte sin hogar como él». Al parecer, el acusado se «había enojado» porque la víctima había acudido al albergue sin que contara con él. Con este ánimo de «acabar con la vida de J.M.G.», A.T.G. -que se enfrenta a una petición de diez años de cárcel como autor de un delito de asesinato en grado de tentativa y con alevosía y a una indemnización de 500 euros- aprovechó que su víctima estaba tumbado en un sofá de la sala de televisión y tras abalanzarse sobre él le asestó de forma sucesiva cuatro puñaladas con la «navaja multiusos» que portaba.
El relato del escrito del Ministerio Fiscal aprecia que la víctima no tuvo «posibilidad alguna de defensa ni aún de reacción» y señala que las puñaladas fueron a la altura del cuello y del brazo. Tras ello, el acusado abandonó el lugar siendo detenido momentos después por agentes de la Policía Local de Quintanar. 
Una de las heridas que sufrió J.M.G. fue de aproximadamente dos centímetros de longitud y aunque no provocó desgarro de musculatura profunda, detalla el escrito de fiscalía que se produjo «a escasos centímetros de la carótida y de la yugular, de cáracter vital».
Otra de las heridas, de aproximadamente tres centímetros, afectó a la cara anterior del hombro y una tercera algo más abajo de esta. Finalmente, la cuarta herida, también de unos tres centímetros, se produjo en la cara ventral del antebrazo derecho.
Las heridas que afortunadamente no revistieron gravedad obligaron a tratamiento quirúrgico por lo que requirió asistencia sanitaria diez días, jornadas por las que Fiscalía pide una indemnización de 50 euros por cada una.
Al juicio están citados tanto la víctima como el acusado y un tercer transeúnte que en ese día y a esa hora estaba en las instalaciones del albergue de Quintanar, así como tres agentes de la Policía Local y un agente de la Guardia Civil así como los forenses que han realizado informes sobre el acusado.