scorecardresearch

75 municipios en riesgo o con una efectiva despoblación

J.M.
-

La comarca de la Jara, con 22 localidades, es la única considerada con riesgo extremo de despoblación

75 municipios en riesgo o con una efectiva despoblación - Foto: Manu Reino

El borrador de la Estrategia contra la Despoblación en Castilla-La Mancha, abierto a exposición pública desde el pasado día 9 hasta el 29 de este mes, incorpora el listado de los 204 municipios de la provincia y la clasificación según la población, el envejecimiento o la cercanía a un núcleo urbano importante. La inclusión en zonas de riesgo o de intensa o extrema despoblación evidencia que los vecinos se podrán beneficiar de las ayudas de la Junta para intentar corregir la devaluación de estas zonas de la provincia con un devenir en depresión. En total, figuran 75 poblaciones, con sus correspondientes pedanías, el 36 por ciento de la provincia.

La calificación más grave, de extrema despoblación por tener menos de ocho habitantes por kilómetro cuadrado, corresponde a los municipios de la comarca de La Jara; concretamente a 22 localidades, con sus correspondientes pedanías de la parte suroeste de la provincia: Alcaudete de la Jara; Aldeanueva de Barbarroya; Aldeanueva de San Bartolomé; Belvís de la Jara; El Campillo de la Jara; Espinoso del Rey; La Estrella; Las Herencias; Mohedas de la Jara; La Nava de Ricomalillo; Navalmoralejo; Los Navalmorales; Los Navalucillos; Puerto de San Vicente; Retamoso de la Jara; Robledo del Mazo; San Bartolomé de las Abiertas; San Martín de Pusa; Santa Ana de Pusa; Sevilleja de la Jara; Torrecilla de la Jara, y Villarejo de Montalbán. En total, más de 12.000 empadronados de la provincia.

La Junta califica como intensa despoblación (más de ocho habitantes por kilómetro cuadrado) a una tanda de localidades, exactamente 19, ubicadas entre la comarca de Torrijos y la Sierra de San Vicente. Se trata de Aldea en Cabo; Almendral de la Cañada; Buenaventura; Cardiel de los Montes; Castillo de Bayuela; Cervera de los Montes; Garciotum; Hinojosa de San Vicente; La Iglesuela del Tiétar; Marrupe; Montesclaros; Navamorcuende; Nombela; Nuño Gómez; Paredes de Escalona; Pelahustán; El Real de San Vicente; Sartajada, y Sotillo de las Palomas. Ninguna supera el millar de habitantes, y una incluso (Sartajada) ni llega a los 100. La suma alcanza más de 7.000 empadronados en estas localidades mencionadas.

Con el marchamo de intensa despoblación, constan también Marjaliza, Urda, Los Yébenes, Hontanar, Menasalbas, Navahermosa, San Martín de Montalbán, San Pablo de los Montes y Las Ventas con Peña Aguilera.

La consideración de poblaciones en riesgo afecta por completo a la comarca de La Campana de Oropesa. Se trata de 16 localidades que suman unos 14.000 empadronados. Junto con ellos, se encuentra también un puñado de localidades de la Mesa de Ocaña y La Mancha (Cabezamesada, Dosbarrios, La Guardia, El Romeral, Santa Cruz de la Zarza, Tembleque, Turleque, Villarrubia de Santiago y Villatobas).

educación y bienestar social. Entre las medidas apuntadas por la Junta, figura permitir que los hijos hagan estudios superiores. Así, incluye la medida de «garantizar la financiación del coste de formación universitaria o de grado superior, con el requisito de que la unidad familiar siga residiendo en el pueblo». Si al culminar la formación, decide desarrollar su proyecto profesional o residir en un municipio con problemas de despoblación esa financiación no tendría que devolverla, así que sería como una subvención a fondo perdido.

La Junta ha mencionado también una medida que afecta a otro sector de la población. «Uno de los objetivos es que las personas puedan permanecer el máximo tiempo posible en el domicilio», explicaba hace unos días el vicepresidente de la Junta, José Luis Martínez Guijarro. De ahí que se potencie con una teleasistencia avanzada o con los programas de ayuda a domicilio. Pero también quieren facilitar el servicio de entrega de comida en casa.