Una irresponsabilidad por el Gobierno reconocer a Guaidó

J. Monroy
-
Una irresponsabilidad por el Gobierno reconocer a Guaidó - Foto: VÁ­ctor Ballesteros

Al acto de apoyo al Gobierno legítimo de Venezuela, organizado por el PCE de Toledo, al final no contó con la presencia del embajador bolivariano, Mario Isea

El coordinador regional de IU, Juan Ramón Crespo, afirmaba ayer «es una irresponsabilidad por parte del Gobierno español reconocer a un parlamentario que solo obtuvo 68.000 votos, y que el único apoyo que tiene es por parte de Estados Unidos», que a su juicio, «tiene el objetivo de tratar de apoderarse de las mayores reservas del mundo de petróleo». Se trata de algo que ya se vivió en Iraq y Libia, «donde lo único seguro hoy son los pozos petroleros, controlados por Estados Unidos, que consiguió destrozar los dos países». Así lo hizo en el transcurso del acto en apoyo al Gobierno legítimo y democrático de Venezuela, organizado por el PCE. Junto aCrespo, estuvieron presentes la responsable del área externa del PCE, Olga Ávalos, y el director de Mundo Obrero, José Manuel Mariscal. Pero el acto no pudo a la postre contar con la presencia del embajador de la República Bolivariana, Mario Isea, quien excusó su ausencia por motivos de agenda.
A pesar de esta ausencia, el acto continuó, en un intento de mostrar el apoyo del PCE a la democracia y las instituciones y, como tal, al pueblo venezolano y su Gobierno legítimo, explicó Crespo. Un Gobierno, «que entendemos que no puede verse derrocado por un parlamentario que se autoproclama en un mitin en la calle», guste más o menos su presidente. No en vano, recordó que Maduro fue elegido en las elecciones del pasado 18 de mayo, con más de seis millones de votos. Y que allí estuvieron observadores internacionales, incluidos Zapatero, el expresidente del Senado francés y un excomisario europeo, «y ninguno de ellos, junto con otros doscientos observadores internacionales presentaron ninguna alegación, sino que dijeron que fue un proceso democrático». De ahí lo sorprendente de la situación actual. Porque en las elecciones participaron más de veinte partidos, y tres no acudieron, por voluntad propia.
Crespo se preguntó qué peculiaridad tiene Venezuela para que ocurra lo nunca visto en la historia: que se autoproclame una persona y otros países lo reconozcan. Aunque también es cierto, observó, que no tiene todo el apoyo de la comunidad internacional, como se quiere hacer creer: la Unión Europea no ha reconocido a Juan Guaidó, y de sus 28 países, solo lo han hecho 15, mientras que los otros 13 apoyan a Maduro. Además, de la Comisión de Seguridad de la ONU, 19 de 35 países reconocen a Maduro. El problema es que a España llega sólo información de una parte.