Sánchez pretende suprimir el Condado del Alcázar de Toledo

A.D.M.
-

La Proposición de Ley de Memoria Histórica y Democrática recientemente registrada en el Congreso actuará contra los títulos «que exalten la Guerra Civil y la Dictadura»

José Moscardó fue el primer conde del Alcázar de Toledo

El Gobierno de España pretende realizar, mediante la Proposición de Ley de Memoria Histórica y Democrática, registrada por el PSOE tras la fallida investidura de Pedro Sánchez, una reforma legal que permita suprimir los títulos nobiliarios otorgados entre 1948 y 1977, así como los concedidos posteriormente, ya en época del rey Juan Carlos I, «que representen la exaltación de la Guerra Civil y la Dictadura». Uno de los más tempranos, de gran simbolismo para esta ciudad y acompañado de Grandeza de España (es decir, la máxima dignidad dentro de la jerarquía nobiliaria española), es el Condado del Alcázar de Toledo, concedido por Franco el 18 de julio de 1948 a favor del capitán general José Moscardó e Ituarte. Hoy su titular es el militar jubilado José Luis Moscardó y Morales-Vara del Rey, nieto del militar al frente de la sublevación toledana del año 1936.
Previsiblemente, el Condado del Alcázar de Toledo formará parte del catálogo de títulos exaltatorios del franquismo que, según el artículo 5 de la Proposición de Ley de Memoria Histórica y Democrática, deberá elaborar «el ministro competente en materia de memoria histórica o, por delegación, el órgano designado por aquel». En total, se estima que entre treinta y cuarenta distinciones se vean afectadas. El caso del Condado del Alcázar de Toledo es muy evidente, pero hay otros que no lo son tanto, ya que entre 1948 y 1977 no solo fueron concedidas estas distinciones a los altos mandos militares que apoyaron a Franco en su golpe de estado contra la legitimidad republicana, sino también a figuras como los médicos Ramón y Cajal (marquesado concedido en 1952 y que en la actualidad está vacante) y Hermenegildo Arruga, el escritor Ramiro de Maeztu, el abogado Joaquín Bau, los ingenieros Eduardo Torroja, Joaquín Benjumea y Juan de la Cierva, o los empresarios y financieros Julio Francisco Domingo de Arteche, Pedro Barrié de la Maza, Patricio Echeverría y Alfonso de Churruca.
Por otra parte, quedaría resolver la situación del propio Ducado de Franco, concedido ya por el rey Juan Carlos I, el 26 de noviembre de 1975, apenas una semana después de la muerte del dictador. De hecho, el monarca emérito y su sucesor, el rey Felipe VI, han refrendado con su firma la sucesión de casi todos estos títulos.
La excepción sería, de nuevo, el Condado del Alcázar de Toledo, que José Luis Moscardó ostenta desde el año 1973, aún con la rúbrica de Franco. Su titular, que ha manifestado públicamente en varias ocasiones su oposición a la postura del Gobierno, es presidente de la Asociación de Amigos de la Defensa del Alcázar de Toledo y del Museo del Ejército (ADATME).