Arte y Oficio / Virtud y Vicio

C.M
-

La muestra instalada en la Sala Matías Moreno de la Escuela de Arte alude a «la estrecha relación entre docencia y creación artística es su principal razón de ser». El recorrido está formado por las piezas creadas por los docentes del centro

Arte y Oficio / Virtud y Vicio - Foto: Yolanda Lancha

Es fácil inaugurar una exposición -apuntó Alfredo Copeiro- con tanto público. Lo cierto es que lo fue, y así se evidenció, cuando se abrieron las puertas de la Sala Matías Moreno. Es espacio, ubicado en la Escuela de Arte, acoge hasta el próximo 3 de abril -de lunes a viernes, de 12,00 a 14,00 y de 17,00 a 19,00 horas-  la exposición colectiva ‘Arte y Oficio’ con la que el centro abre la nueva temporada de exposiciones y actividades culturales para este 2020..
Para la ocasión, con la intención de «trasvasar la dualidad contenida en el edificio -didáctica y artística-, el equipo de docentes decidió embarcarse en esta suerte de experiencia ‘desnuda’ exhibiendo sus trabajos a la curiosa -y sorprendida- mirada de sus alumnos. No en vano, este recorrido multidisciplina apuesta por mostrar «la cara oculta» de los docentes a través de las creaciones que realizan cuando salen de las aulas.
Y esta nueva visión -diferente a la mostrada como profesores- llamó la atención de quienes contemplaron trabajos y expresiones plásticas que, claramente, transformaran desde hoy la imagen atesorada por muchos alumnos de algunos de sus profesores. Esa es la clave de una muestra, auspiciada por Copeiro, integrada por pintura, dibujo, escultura, cerámica, acuarela, collage, fotografía, joyería, instalaciones, reprografía orgánica, arte textil, caligrafía y poesía. Todas estas disciplinas, que, de una u otra manera, conviven en el devenir diario de la Escuela de Arte Toledo.
Esta cita docente, apuntó el coordinador que la última celebrada aconteció en 1982, fue apreciada como «un bonito trasvase» de información y creación, funciones y conceptos representativos «del espíritu que ha mantenido vivo el funcionamiento de las Escuelas de Arte a lo largo y ancho de nuestro país durante más de un siglo». Ése que ha permitido «que estos centros imprescindibles sigan formando a personas en oficios relacionados con la cultura contemporánea». Ése en el que «la estrecha relación entre docencia y creación artística es su principal razón de ser». Y es que, como dice uno de los textos expuestos, «Arte y oficio, / virtud y vicio. / Oficio y arte, / en todo o en parte».
Han hecho lo propio, mostrando su otra cara, Rosalina Aguado; Eloy Cabrera; María Calzadilla; Jesús Ceballos; Alfredo Copeiro; Ángeles de las Heras; Antonio Expósito; Jorge Gallardo; Javier Jiménez; Arminda Lafuente; Yvo Lázaro; Sagrario Martín-Caro; María Carmen Medialdea; Eduardo Merchán; Elisa Merchán; Raquel Menor; Eduardo Gómez Molero; Carlos Palop; Antonio Portela; Laura Sahagún; Carlos Sánchez; Maripaz Rodríguez; Beatriz Rojas; Amparo Sánchez de Rojas; Sarogargo; Ángel Torres; y Anagló Tronco.
El concejal de Cultura asistió a la inauguración del recorrido apreciando la «importancia de la Escuela de Arte como centro de formación de oficios contemporáneos» y agradeciendo «al profesorado su implicación con la docencia y con la promoción de la cultura en Toledo». Con ello, añadió Teo García, se contribuye «a que nuestra ciudad sea cada vez más reconocida por los programas culturales que se desarrollan fruto del trabajo conjunto con todos los agentes».