Los jóvenes y su Cristo del Mar toman el mando

Leticia G. Colao
-

La Hermandad del Santísimo Cristo del Mar o de los Estudiantes protagonizó la noche del Lunes Santo en Talavera con el Vía Crucis de los Jóvenes. El viento fue el único invitado incómodo para la imagen más antigua de la Semana Santa en la ciudad

La del Lunes Santo es la noche de los jóvenes en la Semana Santa de Talavera. Desde hace varios años se encargan de dar vida al Vía Crucis que, desde La Colegial, traslada a la talla más antigua de la Semana Santa talaverana, del siglo XV, por las diferentes estaciones cerámicas del Casco Antiguo.

Pasaban 10 minutos de las 21 horas cuando la cruz de guía cerámica abría el paso desde Santa María la Mayor hasta una plaza del Pan donde esperaba un nutrido grupo de fieles. Tras ella, y portada a hombros por una veintena de cargadores, el Cristo del Mar abría los actos de la Semana de Pasión.

En la misma puerta de La Colegial se detenía la imagen ante la primera estación de penitencia. Ahí comenzó el camino de acompañamiento a Jesús en su Pasión y Muerte, en sus horas finales, y continuó por las restantes estaciones del Vía Crucis. El Vía Crucis de la Hermandad de los Estudiantes estuvo arropado por las canciones de un coro durante todo el recorrido.

Los jóvenes y su Cristo del Mar toman el mando
Los jóvenes y su Cristo del Mar toman el mando - Foto:

Tras el paso, jóvenes pero también fieles de todas las edades entre ellos muchos niños, acompañaron al Cristo del Mar en su salida por la zona antigua de Talavera con salida y regreso al templo de la plaza del Pan. La procesión continuó por Padre Juan de Mariana, calle Palenque, Corredera del Cristo, Plaza del Reloj, Arco de San Pedro, Plaza de Villatoya, calle Gabriel Alonso de Herrera y Plaza del Arzobispo Pedro Tenorio, en un acto que se alargó más allá de la hora y media.